El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha anunciado hoy que durante todo  2021 el sector de la hostelería de Valencia estará exento de pagar la tasa municipal conocida como “de mesas y sillas”. Es decir, la que abonan estas empresas por las terrazas que ocupan la vía pública. Así mismo, tampoco tendrán que abonar la tasa de ocupación de la vía pública los vendedores de los mercados no sedentarios (los mercadillos), ni los quioscos, ni las actividades culturales que transcurren al aire libre. La medida se aprobará finalmente en la próxima Comisión de Hacienda del Ayuntamiento.

Estas tasas municipales suponen 2’6 millones de euros de recaudación en el caso de las terrazas de la hostelería en la ciudad, otros 350.000 euros en el caso de los mercadillos, 45.000 euros en cuanto a los quioscos. Y 40.000 por el resto de actividades previstas. “En total, estamos tramitando, por lo tanto, una nueva ayuda indirecta superior a los 3 millones de euros para estos sectores económicos. Del que forman parte autónomos y pequeñas y medianas empresas”, ha dicho el alcalde Joan Ribó. “Justamente aquellos más afectados por la crisis económica derivada de la pandemia”.

El Ayuntamiento ya aprobó esta medida para el inicio del año. Pero con la decisión tomada ahora, se dará continuidad hasta alcanzar todo el 2021. Tal y como ha afirmado el alcalde, “las ayudas que está ofreciendo Valencia a los autónomos y PYMES, como son los más de 20 millones de euros del Pla Resistir, o estas nuevas ayudas indirectas de más de 3 millones de euros, tienen un objetivo claro. Intentar evitar la destrucción del tejido productivo y empresarial valenciano en aquellos sectores más afectados, e intentar mantener los puestos de trabajo que dependen de él”.