Este viernes se aprobará en Junta de Gobierno Local el inicio de la licitación del nuevo carril bici de las calles José Aguilar y José María Haro.

Sobrecoste sobre lo presupuestado en 2018 de más del 300%

Un proyecto surgido de los presupuestos participativos Decidim VLC 2018 que se presupuestó en 158.752€ en 2018 y que parte y con un sobrecoste del 300%. Ya que sale la licitación por 489.601,54 euros, IVA incluido. Un sobrecoste de 330.849,54€ sobre lo presupuestado en 2018

El nuevo eje ciclable, de 620 metros, bidireccional y segregado sobre calzada, conectará los existentes entre la calle de Jeroni de Monsoriu y la avenida de Blasco Ibáñez, a través de las calles José Aguilar y José María Haro. El proyecto dará servicio a los barrios de Ayora en el distrito de Camins al Grau e Illa Perduda en el distrito de Algirós. Contempla, también, “la mejora de los itinerarios peatonales de la calle José María Haro”.

“Esto permitirá mejorar la accesibilidad, movilidad y seguridad vial de la zona de actuación, ampliando los espacios peatonales actuales y homogeneizando las aceras en anchura y arbolado, adaptándolos a la normativa de accesibilidad. Así como mejorar la conexión ciclista de una zona donde el uso de la misma se ha incrementado notablemente por la existencia de los institutos de enseñanza cercanos y la implantación de la estación de Valenbisi, que se bajará a calzada”. Ha afirmado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

“En este caso en particular, además de lo ya mencionado, la mejora global que acompaña al eje ciclable supone la creación de un nuevo paso peatonal en la calle José Aguilar con Jordi de Sant Jordi, doce nuevos alcorques en José Aguilar y dos en José María Haro, nuevos aparcabicis y plazas de motos junto a los pasos peatonales para mejorar la visibilidad de los cruces, así como la reparación y sustitución de imbornales y baldosas en mal estado”, ha añadido Grezzi.

La duración de las obras, con un coste de 489.601,54 euros, IVA incluido, tiene una previsión de 4 meses y medio una vez se adjudiquen.

Los carriles bici que aparecen y desaparecen del callejero

Por otra parte, al otro lado de la Avenida de Blasco Ibañez, desapareció hace años el carril bici existente sobre una calle peatonal sin comercio y sólo de accesoa  múltiples vados. Por contra a 50 metros en paralelo, se ejecutó el nuevo carril bici en la Calle Marino Blas de Lezo, que arrasó los microjardines y más de 100 árboles. El compromiso de Grezzi de replantarlos nunca llegó.

Tampoco se sabe nada del carril bici que une esta zona con el Paseo Marítimo por la Calle Peixcadors, en plena zona 0 del Cabanyal -Canyamelar. El nuevo diseñod e aceras no incluye este carril bici que ha desaparecido.

Problema de aparcamiento que se agudiza

Este nuevo carril bici lo que implicará es que en una zona con grandes problemas de aparcamiento se agudice este problema. Ya que el nuevo carril eliminará al menos 100 plazas de estacionamiento en las calles José María de Haro y José Aguilar.

Todo ello mientras el cercano aparcamiento subterráneo de la Isla Perdida en Ingeniero Rafael Janini para residentes está medio vacío. Esto es porque en principio esta consecióna dministrativa iba a salir al bolsillo de los ciudadanos por unos 10.000€. Al finalizar la construcción las plazas se vendían ( la concesióna  50 años) por más de 20.000€. El doble de lo afirmado al principio.

La misma situación tiene el aparcamiento para residentes del Cedro, con más de 800 plazas, y más de 500 libres sin ocupar. Aquí se prometió un precio módico a los vecinos que luego al finalizar la construcción subió a más de 20.000€ igualmente. Al final, un negocio además de una tomadura de pelo a los vecinos.

Parece que ahora Grezzi quiere forzar y obligar a los vecinos que tienen vehículo a comprar o alquilar una plaza en esos aparcamientos con su nueva política de elimincaicón progresiva de espacios de aparacameinto en un problema que en Algirós se percibe como el principal problema para los vecinos.