La Fiscalía investiga el «alarmante» descenso del agua en la Albufera de Valencia durante el mes de junio.

La Albufera de Valencia en los Juzgados. La Fiscalía Provincial de Valencia ha abierto diversas diligencias judiciales contra la Junta de desagüe del lago. Argumenta que se incumplieron en Junio los niveles marcados desde la Generalitat Valenciana que es un caudal de entre 5 y 20cm superior al nivel del mar. Les acusa de posible daño medioambiental derivado del poco nivel de las aguas por la decisión de abrir las compuertas de las Golas en Junio.

Desde la Fiscalía han abierto dos procesos judiciales distintos e instan a la propia Generalitat Valenciana a que se encargue personalmente de esta función reguladora que posee desde hace siglos esta Junta de desagüe. Así, la Albufera de Valencia está en los Juzgados.

mapa del parque natural con los arrozales y su lago.

Reacción de la Junta de Desagüe que denuncia una mano negra

Tildan de «mano negra interesada» estas denuncias de la Fiscalía, y hacen público que cumplieron a «rajatabla» con la normativa, y que esos datos son «datos internos de la Junta que alguien ha sacado de manera interesada» . Datos que corresponden a medidas puntuales que en algún momento pudieron estar por debajo, de manera puntual este nivel de als aguas de lo óptimo.

Ni entienden que la Fiscalía siga adelante con estas medidas judiciales. Y en un comunicado afirman. «Es difícil entender que por una ‘presunta’ bajada de nivel de algún día determinado (por cierto, son filtraciones interesadas de datos internos) se alarme en todos los medios. Todo ello cuando estamos durante un mes con playas cerradas a todos los valencianos y a los turistas, causando un daño irreparable al turismo y a la salud, y afectando a tres municipios y no conocemos ninguna denuncia a los respectivos y responsables políticos de los municipios afectados», ha apuntado la Junta en un comunicado.

Además habla de que nadie acomete el cuidado del lago ni el dragado de los residuos del fondo del mismo que mejore su calidad medioambiental.

Por otra parte, el propietario del lago, el Ayuntamiento de Valencia, el tercero en discordia.

El alcalde de Valencia ha resaltado la necesidad de la aportación de un caudal ecológico del Júcar a la Albufera que garantice unos niveles mínimos de agua que impidan la salinización del lago. Ha destacado la necesidad de conjugar los intereses de los labradores con los intereses de la Albufera, al ser preguntado sobre la decisión de la Fiscalía de Valencia de investigar la merma de agua en el lago.

Ribó ha insistido en que «necesitamos tener unos niveles mínimos de agua en la Albufera, porque si se salinizara perdería la Albufera pero también la gente que trabaja el arroz. Perderíamos todos. Hemos de conjugar los intereses de los labradores con los intereses de la Albufera». Pero cabe destacar, que nada dice de que La Albufera de Valencia está en los Juzgados.

La Confederación Hidrográfica del Júcar ha tenido que actuar

Desde la Confederación Hidrográfica del Jucar han tenido que salir al paso de este asunto y del órdago hacia ellos. De hecho, tienen mucho que decir al respecto, ya que poseen  competencias que afectan directamente al paraje natural y al lago.

Han afirmado que se comprometen a aportar anualmente una cantidad en torno a ocho hectómetros cúbicos anuales al año al lago.

Recordemos que el lago tiene una Junta de Gobierno que depende del propio Ayuntamiento, pero a su vez, la Generalitat, y la Confederación Hidrográfica del Júcar están directamente implicados.

Albufera de Valencia

La Generalitat Valenciana calla

Dicen que quien calla otorga o calla porque algo oculta. El caso es que la Generalitat Valenciana se ha encargado de dar bola a este asunto, pero luego calla sobre el mismo. Olvidan además su responsabilidad y que desde hace años NADA han hecho por mejorar el Parque natural, o más bien poco, lo mínimo para cubrir el expediente. Pero ahora les viene de perlas que alguien solicite se queden las competencias de desagüe para sí acumular más poder sobre un bien que tienen olvidado.

Años mirando hacia otro lado con múltiples problemas pendientes sin resolver

Hay muchos problemas por resolver ahce décadas y todas estas administraciones miran hacia otro lado de manera continuada. De hecho, el principal problema son los residuos de metales pesados abocados durante décadas al lago directamente por las industrias colindantes. Esto se efectuaba por la red de acequias que desembocan en el propio lago. Lo lógico sería un dragado del mismo que eliminara esos metales pesados. A su vez, ampliaría la capacidad del lago con unos decímetros más, con lo que mejoraría la calidad de sus aguas.

Hay muchas actuaciones que las distintas administraciones no han acometido por su coste o por su trabajo. Especialmete Compromis se ha lavado las manos estos años en estos asuntos a pesar de autodenominarse defensor del medio ambiente y tener un concejal a su cargo del propio lago. Mucho maquillaje, pero nada de «forment» como se dice en valenciano.

Sergi Campillo, ahora uno de los dos vicealcaldes de Valencia y biólogo de profesión, se ha encargado como concejal del lago. Durante este mandato pasado pocas decisiones ha tomado para mejorar el lago que impliquen al Ayuntamiento. Al final, La Albufera de Valencia en los Juzgados.