La Plataforma Vecinal de Maritim Ayora denuncia el extremo abandono de la Plaza de Javier Goerlich.

La Plataforma Vecinal de Maritim Ayora denuncia el extremo abandono de la Plaza de Javier Goerlich. Esta plaza ha sido motivo de controversia desde el vernao pasado. Los vecinos han protagonizado multitud de protestas y nadie del Consistorio les ha recibido.

Un «parla en Joan Ribó» que nunca se produjo

La Secretaria del alcalde Ribó les emplazó a una reunión, pero unas horas antes la anuló «por motivos de agenda». Nunca más se pusieron en contacto con los miembros de la Plataforma Vecinal.

En redes sociales denuncian el estado de abandono de la plaza de Javier Goerlich. También del edificio en el que la Concejalía de Migración presidida hasta mayo por Neus Fábregas ( Valencia en Comu) quería ubicar un centro de acogida de inmigrantes.

El edificio en pésimo estado de conservación.

Edificio en el que se gastaron en el proyecto más de 90.000€ y se hicieron obras aún por concluir y paralizadas desde septiembre del 2018.

En el edificio se llegaron a gastar más de 40.000€ en reformas de baños. Así como se hicieron compras por valor de otros 40.000€ para suministros tales como camas, sábanas o vajillas.

Después de las elecciones del 26 de mayo, en la que Podemos desapareció del Ayuntamiento al no lograr representación, nada más se supo del proyecto y los cerca de 90.000€ allí invertidos.

Un Museo de la Arquitectura Valenciana es la propuesta vecinal para este edificio.

Esta antigua guardería los vecinos y la plataforma, así como el Colegio de Arquitectos de Valencia la llegarona  proponer como Museo de la Arquitectura Valenciana. Para mostrar el legado del propio Goerlich, o de Gustavino, el genial constructor de cúpulas en Nueva York.

Interior del vallado del patio.

Al fin, la «legislatura de las plazas» parece que no los erá tanto, sólo de las más emblemáticas, y desde luego se olvida de los barrios de la Ciudad. Un caso el centrarse sólo en el centro y grandes proyectos que criticó con dureza el propio Ribó de la ex-alcaldesa Rita Barberá en su última legislatura. Ahora, en la segunda legislatura de ribó, hace exactamente lo mismo que criticó: olvidar a los barrios de la Ciudad.