Para el PP la línea roja fundamental sería la reversión de aquella subida, que según las cuentas municipales elaboradas entonces, resultarían en unos ingresos adicionales de 30 millones de euros y que sitúa el aumento de la presión fiscal desde que gobierna Ribó y PSOE en el Ayuntamiento en el 14%. Los populares marcan sus líneas rojas: “es momento de reducir la presión fiscal, no se puede aprobar un presupuesto municipal que siga con el sablazo fiscal del Gobierno Ribó y PSOE”, explicó Catalá.

La portavoz popular ha señalado que “a estas alturas del año el gobierno municipal debería tener avanzadas las grandes cifras del presupuesto, con una estimación de los ingresos que tendrá el Ayuntamiento en 2021,  con una previsión aproximada de los capítulos de gastos y con un borrador de las Ordenanzas Fiscales”.

Conocer los ingresos previstos en 2021 para presentar el presupuesto

Catalá ha pedido a Ribó conocer los ingresos previstos para presentar los presupuestos: “El letargo de este gobierno es muy preocupante. Van a paso de tortuga cuando los trabajadores, autónomos y los vecinos de Valencia no pueden esperar ni un minuto más”. 

Mejorar la gestión municipal

El PP recuerda que Ribó y el PSPV tan sólo ha ejecutado el 26% de las inversiones previstas en el presupuesto de 2020, de un total de 185 millones, (contando las distintas modificaciones de crédito realizadas a lo largo del año) sólo se han ejecutado 48 millones.

 “Mientras las inversiones siguen paralizadas y no se transforman en nuevas dotaciones y servicios públicos en los barrios, el acalde y sus concejales llevan recaudados en la que va de año más de 265 millones de euros, lo que implica que por cada euro que se invierte en la ciudad, Ribó y los socialistas recaudan 5,5€ del bolsillo de los valencianos”, ha destacado Catalá.

El Ayuntamiento, con Ribo  y PSPV en la alcaldía, un año más va a dejar de invertir en la ciudad 100 millones de euros. Esta baja ejecución de las inversiones, ha apuntado Catalá, “es debido a que no se ha presupuestado debidamente, acorde con las necesidades de la ciudad, y a que la gestión del gobierno de Ribó es lenta e ineficaz”.