Compromís pone el ventilador en la EMT para salvar al concejal Grezzi.

De esta manera, el Alcalde Joan Ribó y el propio Grezzi anuncian la contratación de una auditoría externa de los últimos 15 años.

Joan Ribó ha anunciado la próxima realización de una auditoría externa a la EMT para analizar el sistema de pagos anteriores y actuales en el seno de la empresa, y estudiar posibles mejoras en ellos. El alcalde se ha hecho eco de algunas afirmaciones que aseguran que la forma de pago que dio lugar a la estafa se había hecho con anterioridad, y se ha preguntado cuándo. Citando «porque nosotros sabemos que estos métodos no se han utilizado entre los años 2015 y 2019, pero queremos saber si antes de 2015 se hizo, y saber cómo, cuándo, por cuánto y a quién».

Ribó en vez de asumir responsabilidades utiliza la técnica de culpar a los demás.

 «Queremos averiguarlo aunque en su momento se destruyeron documentos y facturas de la EMT de tiempos anteriores al año 2011. Lo que seguro nos podrían dar mucha luz respecto a lo que ha pasado ahora», ha lamentado Ribó.

Con estas acusaciones al PP y afirmaciones pone el foco en el gobierno del PP anterior al 2015. «Por esto vamos a hacer una auditoría externa y completa desde 2003 hasta 2019», ha añadido.

Concluyendo que «todos, y nosotros los primeros, queremos saber si lo que ha pasado en esta ocasión, saltándose todos los protocolos, ha podido ocurrir en otras ocasiones, antes de 2015».

Una técnica para no asumir ninguna responsabilidad

Cuando pasados más de cuatro años gobernando, se utiliza de nuevo el «herencia anterior» es por la hipocresía de no reconocer lo errores propios. Ya no vale la excusa de la «herencia anterior» pasados cuatro años.

Ribó se empeña por una pafrte, en buscar una cabeza de turco, la empleada fulminantemente despedida. Ribó acusa a Celia Zafra de todos los males y no asume la presunciónd e inocencia que sí asume con los concejales imputados en Compromís.

Por otra parte, el malo malote es la entidad bancaria, que por cierto fue la qu destapó el robo. Pero al entidad asegura «sentirse completamente tranquila con el buen hacer». Y ahora busca culpables políticos en los gobiernos del PP anteriores a 2015.

Ya tiene sus demonios que sirvan de cortina de humo para tapar la ineficacia de su gobierno y la inutilidad para el cargo de algunos de sus concejales de Compromís, ya que los problemas le llegan a pares al alcalde.