Iberdrola involucra a 4.000 empleados el Día del Voluntariado, adaptado a las condiciones de la COVID-19

 

Las iniciativas, principalmente ‘virtuales’, han estado relacionadas con el cuidado del medioambiente, el fomento de la inclusión y la emergencia social derivada de la pandemia

Iberdrola culmina hoy una semana de actuaciones, relacionadas con la celebración del ‘Día Internacional del Voluntariado’ que, este año y pese a las especiales condiciones de la COVID-19, ha involucrado a cerca de 4.000 empleados de diez países donde opera.

Estos días, empleados de España, Estados Unidos, México, Brasil, Reino Unido, Irlanda, Grecia, Italia, Bélgica y Portugal, bajo el lema ‘Juntos seguimos construyendo el mundo que queremos’, han realizado más de 60 iniciativas solidarias relacionadas con el cuidado del medio ambiente, la inclusión de colectivos vulnerables y la emergencia social, ayudando especialmente en la vuelta al colegio de familias vulnerables con la donación de packs de alimentación y kits escolares.

Los voluntarios de Iberdrola y sus familiares han compartidos también estas acciones con otros colectivos vulnerables, como las personas con discapacidad y mayores, que son los que más están sufriendo el confinamiento.

Este año, las restricciones sanitarias de la pandemia han obligado a adaptar el formato de las actuaciones, que se han desarrollado de forma virtual. En España, más de 1.900 voluntarios han participado en 20 actividades, desde carreras solidarias, a reforestaciones, la creación de refugios para la protección de especies en riesgo, observación y registro de aves, la creación de juguetes para desarrollo cognitivo y la psicomotricidad de personas con discapacidad intelectual y personas mayores, hasta talleres deportivos, actividades de ocio inclusivo, cuenta cuentos con técnica de lectura fácil y el acompañamiento para reducir los efectos emocionales del confinamiento en ancianos y personas dependientes.

En el resto de las áreas geográficas estratégicas, los empleados han colaborado en proyectos globales y otros locales, centrados en la reforestación de espacios naturales, la sensibilización hacia el cuidado del medio ambiente, el fomento de la inclusión y la ayuda ante la emergencia social, sobre todo con la alimentación básica necesaria y la educación. Y, así, han participado en distintas carreras solidarias en la que con la suma de kilómetros conseguidos entre todos se han donado packs de alimentación a familias vulnerables.

Los voluntarios de Iberdrola ha realizado el videoclip solidario “A tu lado”, con el objetivo de poner en valor la labor de las personas voluntarias y transmitir qué es ser voluntario: “ponerle mucha energía e ilusión a construir juntos el mundo que queremos”

(https://www.iberdrola.com/conocenos/sociedad/voluntariado-corporativo).

En México, los voluntarios han fabricado mascarillas inclusivas que serán donadas a instituciones dedicadas al trabajo, educación y acompañamiento de personas con discapacidad auditiva. También han realizado actividades relacionadas con la preservación del medio ambiente y la importancia del cambio climático, a través de contenido formativo de la herramienta Educaclima en colegios del país, construcción de jardines para colibríes y aves en peligro de extinción, así como la realización de un festival de cine sostenible.

En Brasil, las actividades de los voluntarios han estado relacionadas con la limpieza del entorno, la participación de una gymkhana solidaria para recoger donaciones de alimentos y material de higiene personal que donarán a diferentes ONG que trabajan con personas sin hogar.

En el Reino Unido, los empleados han participado en un sorteo ecológico con el objetivo de vaciar las viviendas y vidas de plástico innecesario y concienciar sobre el cuidado del planeta. Además, han realizado talleres de reciclaje con el fin de convertir los residuos domésticos comunes de plástico en elementos divertidos para las viviendas, además de donaciones de árboles.

En EEUU, las actividades se han focalizado en la mejora de los hogares de personas vulnerables, además de actividades destinadas a cubrir necesidades básicas de alimentación.

Más de 6.000 oportunidades de voluntariado para los 365 días del año

Esta iniciativa forma parte del programa de Voluntariado Corporativo de Iberdrola, lanzado en 2006, como parte de su compromiso por favorecer la involucración de sus equipos en las realidades de los más desfavorecidos de la sociedad, convirtiéndolos en agentes del cambio. Este propósito está alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, que la compañía ha integrado en su estrategia. Concretamente, este programa se centra en los objetivos número 7 (energía asequible y no contaminante), 13 (acción por el clima), 3 (salud y bienestar), 4 (educación de calidad) y 10 (reducción de las desigualdades).

Este programa ha obtenido distintos reconocimientos, entre ellos el Innovation Award 2018 (Premio a la Innovación) en la categoría Sector Privado, otorgada por la red IMPACT2030 (iniciativa del sector privado y la ONU). Asimismo, la compañía recibió una Mención Especial por parte del Rey de España en la celebración de la primera década de su Programa Internacional, en 2016. Un año antes, Cooperación Internacional le otorgaba el reconocimiento a la Empresa Solidaria.