El doctor Vento es el primer español que ocupa este cargo en este organismo de referencia mundial. Un organismo que se encarga de armonizar los protocolos de tratamiento de los recién nacidos. También de promover el entrenamiento en técnicas especializadas y buenas prácticas clínicas. Así como favorecer la investigación en el campo de la neonatología y proceder a la acreditación de hospitales de la red europea en la formación de futuros neonatólogos.

Entre los objetivos de este nuevo mandato, el doctor Vento ha destacado la necesidad de armonizar del conocimiento teórico y práctico para el ejercicio de la Neonatología en toda la Unión Europea. Con la finalidad de que cualquier especialista en Neonatología acreditado en Europa pueda ejercer en cualquier país de la Unión Europea.

Este proyecto que, comenzó hace tres años, se ha consolidado con la aprobación del programa final de formación, tanto teórico como práctico. Que debe ser aprobado por la UE para que sea exigible en todos los países y los especialistas puedan circular libremente.

Estrategias para la supervivencia de grandes prematuros

En los ámbitos médico y científico, Máximo Vento ha destacado que el reto principal para los próximos años es seguir aumentando la supervivencia íntegra de los grandes prematuros, es decir, de los bebés de menos de 24 semanas y que nacen con un peso de 600 gramos.

Para conseguirlo, el doctor Vento ha señalado que es importante mejorar el cuidado obstétrico y la detección precoz de la madre de riesgo de parto prematuro por sus circunstancias físicas (edad, obesidad…) o las de la de la gestación (gemelaridad, preeclampsia, diabetes insulino-dependiente u otras patologías).

Otro de los factores esenciales para lograr una supervivencia íntegra pasa por evitar las infecciones con los programas preventivos de bacteriemia cero que implican especialmente al personal de enfermería. ‘Las infecciones son causantes de una importante mortalidad, pero también morbilidad a corto y a largo plazo y, lo más importante, son evitables’, ha explicado el doctor Vento.

La nutrición y la implicación de los padres en los cuidados neonatales son otros apartados importantes

La nutrición es otro apartado importante. Actualmente se intenta dar leche materna propia desde el primer calostro en adelante. Mediante técnicas especiales de goteo ya que el bebé tan pequeño todavía no coordina la succión y la deglución.  Cuando no es posible, se utiliza leche de donante pasteurizada que almacenada en en los bancos de leche hospitalarios.

Finalmente, Máximo Vento ha destacado la implicación de los padres en los cuidados neonatales. En los denominados «cuidados centrados en la familia» ha sido una auténtica revolución en la neonatología moderna. ‘Las unidades están abiertas permanentemente a los padres. Ellos realizan el contacto piel-con-piel desde el primer momento. También colaboran con enfermería en el cuidado de los bebés. Además, aprenden técnicas de cuidados que permiten dar el alta más precozmente y con mayor seguridad‘.