Valencia bajará a la calzada sus terrazas complicando más el aparcamiento

Valencia bajará ala calzada sus terrazas excepto en las zonas de ORA, plazas para diversidad funcional y zonas de carga y descarga.

LAS TERRAZAS PODRAN BAJAR LA CALZADA EXCEPTO EN LAS ZONAS ORA, PLAZAS PARA DIVERSIDAD FUNCIONAL Y ZONAS DE CARGA Y DESCARGA

Desde el Ayuntamiento se ha presentado una propuesta en una reunión donde estuvieron presentes:
  • Federación de Vecinos de Valencia.
  • la Federación de Hostelería de Valencia.
  • Unión Gremial.

La propuesta presentada por la concejal Lucía Beamud en nombre del Ayuntamiento establece la bajada de las terrazas a la calzada a costa del vehículo para cumplir con las normas de distanciaminto social que implica el COVID-19.

La propuesta especifica una serie de condiciones para ampliar las terrazas de la ciudad sobre plazas de aparcamiento en la calzada, en zonas verdes y plazas y en zonas Acústicamente Saturadas.

Beamud ha explicado que los hosteleros deberán hacer las peticiones de ampliación a través de las Juntas de Distrito. En todo caso, estas medidas se aprobarán en la Junta de Gobierno Local del próximo viernes.

Excepciones a la bajada de terrazas a la calzada

Así, la ampliación de terrazas en zona reservada al estacionamiento no podrá ocupar:

  • Zona de aparcamiento en zona azul o naranja (ORA).
  • Plazas reservadas para personas con diversidad funcional.
  • Espacios reservados para vehículos autorizados o zonas de carga y descarga.
  • La zona ampliada en calzada deberá estar situada junto a la acera y frente a la fachada del local. Coincidiendo con la longitud de la terraza autorizada en acera actualmente.
  • Deberá instalarse señalización vertical correspondiente para prohibir el estacionamiento de vehículos durante el horario de instalación de la terraza.
  • Se posibilitará la compatibilidad del uso de la terraza con el aparcamiento de vehículos una vez finalizado el horario de funcionamiento de la terraza.
  • Deberá instalarse elementos separadores que delimitan la terraza en calzada y la separan de los vehículos estacionados.

Todo en base a un informe de movilidad que vuelve a asumir el control absoluto y concentrar gran poder decisorio

En todo caso, la concreción de los lugares donde se podrá desarrollar esta medida atendiendo a las peculiaridades de los diferentes tipos de vías y calles que hay en Valencia dependerá de un informe de Movilidad Sostenible. Un informe que ya se ha solicitado desde la concejalía de Espacio Público.

Esto alargará los plazos pero parece que será un informe genérico que establecerá la praxis y los criterios a los técnicos correspondientes. Es una forma de cargar a los técnicos, aún más si cabe, de trabajo extra. A pesar de que el Ayuntamiento de Valencia no va precisamente sobrado de técnicos, sino que adolece de este tipo de personal técnico y por ello el retraso en licencias y expedientes es notorio y casi escandaloso.

En zonas verdes las terrazas serán ampliadas

En cuanto las zonas verdes, podrá ampliarse la terraza en el interior de un parque, zona verde o ajardinada siempre que la zona ampliada se encuentre a menos de 30 metros del establecimiento.

Deberá respetar un itinerario peatonal de tres metros de ancho como mínimo.

En las ZAS estará permitido ampliar la superficie de las terrazas preexistentes para garantizar el 50% del aforo dictado por las autoridades sanitarias con las distancias seguridad prescriptivas.

 Una solución «temporal»

Todas estas medidas se aplicarán de manera puntual. Durante tiempo que duren las medidas especiales de seguridad decretadas por las autoridades sanitarias debido a la crisis sanitaria del coronavirus. Una vez termine este momento, las terrazas volverán a la regulación habitual.

Es posible que el informe tarde unas semanas por ese procso de sobreexplotación de los técnicos municipales, con lo que esta «situación temporal» de bajada a la calzada podría llegar justo cuando acabe el proceso de desescalada. Ante esto se abren dos posibilidades.

La más factible sería que este verano las terrazas estuvieran bajo de la calzada, complicando con ello mucho el aparacamiento ya caótico en la mayoría de barrios de la Ciudad. por otra parte, la otra solución es que llegado el momento, y hecho el informe, éste llegara tarde y se decidiera no bajarlas, con lo que de nuevo se habría efectuado un trabajo para nada.