Merino asegura que los cambios en el Consell responden a razones partidistas y advierte de dejar la Educación en manos de Compromís

“Se ha confirmado que los cambios en el seno del Consell se han llevado a cabo por meras razones partidistas. Para reforzar los movimientos electorales que más convienen al presidente Chimo Puig de cara a un año preelectoral. Pero en absoluto se van a traducir en mejoras para la Comunitat Valenciana”.

Así se ha pronunciado la síndica de Ciudadanos en Les Corts Valencianes, Ruth Merino. tras conocer las modificaciones en las distintas Consellerias del Gobierno valenciano.

Ojalá los motivos fueran que, por fin, Puig se ha dado cuenta del caos en la atención primaria, de las listas de espera que no dejan de crecer. O de la deuda pública imparable y del fracaso en la reforma del sistema de financiación autonómica, que no llega nunca”. Ha manifestado Merino, para quien “lamentablemente, la supuesta reforma del Consell no responde a ninguna de estas razones”.

“Dados los tiempos, a un año para las próximas elecciones. La mayoría de carteras han optado por la continuidad con altos cargos que hasta ahora ocupaban el segundo escalón. Mucho nos tememos que no se van a abordar los cambios estructurales que necesita la Administración valenciana, ha añadido.

Preguntada por el nombramiento de Miguel Mínguez como nuevo responsable de Sanidad en sustitución de Ana Barceló, la síndica ha celebrado que “por fin, Puig haya escuchado las peticiones de Ciudadanos. Haya optado por la vía más sensata, colocando a un profesional independiente para dirigir el sistema sanitario de todos los valencianos”. 

Por otro lado, respecto a Raquel Tamarit al frente de Educación, Merino ha subrayado “el peligro” que supone dejar esta área tan importante en manos de Compromís. “Que con su sectarismo ideológico pone en jaque la educación de las futuras generaciones de valencianos”.