La Plataforma de Afectados por la Nueva Ley del Taxi defiende los derechos de los taxistas que han adaptado sus licencias para personas con movilidad reducida en una manifestación cargada de odio injustificado

  • Abolir el punto de la desacumulación en la Ley del Taxi de la Comunidad Valenciana y aprobar subvenciones para que cualquier taxista adapte libremente y no obligado serían las soluciones para acabar con este odio en las calles, llegar al 5% de taxis adaptados en el APC de Valencia y ofrecer el servicio de calidad que merecen las personas con capacidad de movilidad reducida
  • La Plataforma de Afectados por la Nueva Ley del Taxi exige a la Generalitat que actúe ya y deje de consentir el trato vejatorio que están sufriendo los taxis adaptados estos últimos días en las paradas cuando lo único que hacen es intentar trabajar con la regulación aprobada

Ayer, una parte muy reducida del sector se ha manifestado contra la decisión de la Conselleria de Obras Públicas, Transporte y Movilidad Sostenible de mantener hasta final de año la libertad horaria los fines de semana a los taxistas con vehículos adaptados para personas con movilidad reducida.

“Por suerte, hoy han sido muy pocos los compañeros que al final han secundado esta manifestación absurda, pero son los suficientes como para preocuparnos por el odio que están sembrando hacia los taxistas que han tenido que endeudarse adaptando sus licencias para no perderlas y que están intentado trabajar según la regulación aprobada”, asegura la presidenta de la Plataforma de Afectados por la Nueva Ley del Taxi, Isabel Segura.

Y es que la regulación de 21 de septiembre de la Conselleria reduce aún más el trabajo en la calle de todos los taxistas, y no en cambio el de las VTC, con la obligación de los taxistas de parar dos días entre semana y reduciendo más el servicio los fines de semana, excepto para las licencias adaptadas que podrán seguir trabajando libremente sábados y domingos. Para la Plataforma, no es comprensible esta reacción en contra del trabajo libre de las adaptadas los fines de semana cuando ya ocurría antes y ni siquiera esto ayuda a cubrir la inversión realizada.

Problemática de los taxis adaptados

Por este motivo, la Plataforma de Afectados por la Nueva Ley del Taxi exige a la Generalitat que deje de consentir el trato vejatorio que estos últimos meses están sufriendo los taxis adaptados antes de que el problema pase a mayores. “Pedimos a la Conselleria que actúe ya y abola el punto de la desacumulación en la Ley 13/2017 de 8 de noviembre del Taxi de la Comunidad Valenciana, aprobando además subvenciones inexistentes desde hace años en Valencia y que sí se conceden en otras ciudades de la Comunidad como Alicante o Elche, para que cualquier taxista adapte libremente y no obligado, como una solución perfecta para acabar con este odio actual en las calles. Con estas dos medidas sería la mejor manera de poder llegar al 5% de taxis adaptados en el Área de Prestación Conjunta de Valencia y ofrecer quien quiera y sin miedo un servicio de calidad para las personas con capacidad de movilidad reducida”, añade la Presidenta.

En vez de salir en bloque defendiendo los derechos de un sector vilipendiado y denunciando todos juntos la competencia desleal de las VTC, que ocurre con el beneplácito de la Generalitat, “nos dedicamos a perder el tiempo, con acciones que incitan al odio entre nosotros, haciendo que el trabajo diario en las paradas sea insostenible para algunos compañeros, que no tienen culpa de nada, y que como el resto intentan ofrecer el mejor servicio público de taxi que merece el ciudadano”, concluye Isabel Segura.