El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia (ICOMV) se opone completamente a la nueva norma que marcará el «valenciano» (catalán) como requisito indispensable para ejercer la praxis médica en todo el territorio valenciano.

«Desde el Colegio entendemos que es completamente inaceptable que el valenciano sea un requisito indispensable para poder trabajar en la Comunidad Valenciana. Porque, con esto, lo único que se va a conseguir es que los médicos se vayan fuera«, afirma el Colegio en el comunicado oficial que lanzó el pasado lunes. Además, recalcan que la Comunidad Valenciana no está, precisamente, en condiciones de perder sanitarios, ya que sufre una falta profesional importante.

Que el Botànic imponga el valenciano no garantiza la salud de la población. 

El gobierno del Botànic lleva un tiempo debatiendo sobre esta cuestión. El PSPV parecía no prestar demasiada importancia al tema. Sin embargo, Compromís pretendía por activa y por pasiva la aprobación del reglamento. A pesar de que al principio Ximo Puig dijese que el valenciano como requisito no iba a aplicarse en el ámbito sanitario, la semana pasada el tema tuvo presencia en Les Corts.

De esta manera, el Colegio Oficial de Médicos hizo pública su denuncia a través de un comunicado que, por cierto, también publicó en valenciano.

Debe primar el derecho a la salud por encima de todo, explican. Entienden, sin embargo, que el valenciano sea un mérito, pero nunca debería ser un requisito que impida el acceso a los puestos de trabajo, argumentan.

El ICOMV lleva años advirtiendo del déficit que tiene el sistema sanitario en Valencia. Muestra como cada año se jubilan muchos más facultativos de los que empiezan su andadura profesional en los hospitales y centros de salud. Sin embargo, desde las autoridades no se ha tomado ninguna medida para poner solución a esto. Es más, año tras año vemos como el talento se va fuera. Se va precisamente porque en España las condiciones no son buenas. No solo no se valora el trabajo del médico, sino que, además, se hacen contratos precarios y jornadas laborales interminables, denuncia el Colegio de Médicos. «Necesitamos más médicos, el talento hay que retenerlo, no podemos dejar que los profesionales se sigan yendo y este nuevo requisito no nos va a ayudar. La mano de obra sanitaria de calidad escasea».

En medio de una pandemia mundial con falta de personal sanitario, la única preocupación es imponer el valenciano. 

«La pandemia ha puesto sobre la mesa los problemas que sufre nuestro sistema sanitario. Hemos visto como no hay suficientes facultativos médicos, no tenemos plan B. Por mucho que se necesite reforzar las plantillas si no hay médicos no se puede hacer nada», explican desde el Colegio.

De esta manera, el ICOMV cuestiona sobre si de verdad es necesario en medio de una pandemia mundial, donde el personal sanitario está trabajando sin descanso, cambiar la norma para imponer el valenciano. «Se trata ya de una cuestión de prioridades, -explican- de decidir si queremos que la gente tenga acceso a la sanidad o de si los médicos tienen por obligación que hablar valenciano»A pesar de eso, añaden que el sistema sanitario ya cojea por sí solo, con el valenciano y sin él.

Lo verdaderamente importante es un gran pacto político para superar la pandemia mundial. 

«No nos cansaremos de repetirlo, es momento de hacer un gran pacto político, dejando de lado las ideologías y todas las diferencias. Hay que pensar de qué forma ayudar a la población valenciana. Y más después de unos meses tan complicados en lo que lo único importante debería ser trabajar unidos para superar la pandemia mundial de la COVID-19», concluye el ICOMV en el comunicado.