La democracia que no queremos

El día 23 de abril vox estará excluido del debate a 5, una decisión absolutamente lamentable de la junta electoral, que privará de voz a millones de españoles deseosos de escuchar a Santiago Abascal y defender la España que queremos: la de los valores, la de la libertad, la del sentido común.

Mientras hasta el golpista Junqueras desde la carcel tendrá derecho a participar en un mitin, por que la misma junta que veta a vox se lo ha permitido. La junta se ha amparado en la misma ley partidista, que hace que los partidos con representación tengan todo el espacio del mundo para pegar sus carteles, y los demás se peguen por poco más de 40 centimetros en los paneles que se colocan en las calles para que pongan los partidos propaganda electoral.

Mientras la ultraizquierda separatista amenaza a vox, pp y cs cuando van a dar mitines principalmente en Cataluña, Navarra y Pais Vasco,regiones españolas donde la democracia hace tiempo que desapareció para dar paso al terror y la ley del más fuerte.

En los pueblos, en los barrios se arrancan los carteles de vox, se pintan dianas y se hace escrache a las mesas informativas del partido. Hay miedo, hay temor de que vox paralice el proceso de odio, separación y exclusión que nos estan inculcando.  Vive mucha gente de la mentira del catalanismo, de los chiringuitos de genero a costa del dolor de las victimas, de imponernos el loby lgtb que no defiende a los homosexuales y si a algunas asociaciones que viven de ayudas públicas.

Se han traspasado todas las barreras con la intención de destruir nuestra fuerza, lo que nos mantiene unidos, la família tradicional. Si consiguen destruir eso, nuestra sociedad y nuestro país, será mas débil y prodrán trocearlo a antojo. Se han aprovechado de una derechita cobarde que miraba para otro lado, de una veleta naranja que hoy dice blanco y mañana negro.

Pero saben que eso no funcionara con vox y ni una ápice modificará sus convicciones de unidad de España, defensa de nuestros valores, nuestra família, nuestras creencias y el día 28 de abril nos jugamos algo más que unos escaños y un gobierno rojo o azul, nos jugamos nuestro país ¿Permitiremos que lo sigan troceando, destruyendo o vamos a apoyar a vox? y dar un golpe en la mesa al golpismo, al independentismo, al pancatalanismo, al comunismo. YO EL 28 VOTO VOX,

Heriberto Garcia Plomez