El puerto renuncia a los proyectos que causan más polémica en su ampliación para desatascar el proceso

El president de la Generalitat, Chimo Puig, ha avanzado que este viernes la Autoridad Portuaria de Valencia acordará la modificación del diseño original de la ampliación norte del puerto renunciando al dragado del canal de acceso y a la prolongación del dique de abrigo, Estos proyectos son «dos de las objeciones principales al proyecto que fundamentaban la petición de una segunda declaración de impacto ambiental».

Puig ha agregado que se trata de un «avance sustantivo» en un aspecto sobre el que habrán de pronunciarse «los técnicos, que son a los que les corresponde» . Defendiendo que «lo fundamental es que haya diálogo y la posibilidad de armonizar el crecimiento económico y la sostenibilidad».

La ampliación del puerto de Valencia había contado con el rechazo frontal de Compromís, que incluso inició una campaña en contra de la misma.

Las instituciones valencianas se pronunciaron al respecto

De ehcho este ha sido uno de los puntos de fricción principaldes del Botanic 2. Compromís no dudó en atacar a su sociod e gobierno, el PSPV de Chimo Puig. En todas las institucioens ha habidod ebate encendido a este respecto, y Compromís ha votado siempre en contra de cualquier ampliaciónd el puerto, cambiando su voto de lo pedido hasta ahora. El PSPV ha tenido que hacer ingeniería polític para llegar a absurdos que no dijeran nada para así no generar más polémica con su principal socio de gobierno.

Pero parece que hay un ganador, Compromís, y tanto el PSPV como la Autoridad Portuaria de Valencia han decidido que la única manera de desatascar esta situación es renunciar a los proyectos más polémicos.

Pero Compromís pide más y cada cargo dice una cosa

Así como el PP da por bueno para cerrar el conflicto esta nueva decisión, Compromís lo sigue viendo insuficiente.

La nueva situación directamente ha pillado a Compromís de improviso y esto ha hecho aflorar sus defectos: la falta de un proyecto claro. En este sentido, el alcalde Ribó, en unas primeras declaraciones,s e da por satisfecho, pero en Les Corts ha defendido que sí o sñi hace falta una nueva declaraciónd e impacto ambiental. Mientras que la Consellera Mirella Mollá ha declinado hacer declaraciones hasta conocer el proyecto.

El PP, pide prudencia hasta conocer los cambios, pero ven positivamente que alguien aporte una solución al problema que se había estancado. Mientras que desde Ciudadanos se denuncian los «vaivenes de un gobierno que va hacia adelante y hacia atrás de manera constante».

Maria José Catalá por su parte, denucnia la nocturnidad de la medida, que califica igualmente de improvisada. Podemos al respecto queiren esperar a ver exactamente los cambios en el proyecto y desde el PSPV Manuel Mata aplaude la denominada por él como «solución Puig».