Se han abierto servicios nuevos, se han ampliado otros o se ha incrementado la actividad de muchos de ellos manteniendo el mismo número de celadores.

Desde la sección sanitaria del sindicato de CC.OO. denuncian esta situación. Afirmando que por ejemplo, ha aumentado tanto la actividad quirúrgica que han pasado de 4 de estos trabajadores a necesitar 7 y en el PAC (Punto de Atención Continuada) del Centro de Salud de Cabo Huertas.

«Tuvo que trasladarse a 4 profesionales del hospital para poder atender a la población porque se abrió  el centro de salud sin dotarlo de este personal».

El caso de urgencias relatado por CC.OO.

El caso de urgencias es bastante preocupante, CCOO exige que mínimo haya 6 celadores en la puerta para poder atender todas las áreas asistenciales (puerta, ambulancias, acompañar a pruebas, llevar muestras, box de paradas, movilización de pacientes, custodias, trasladar las urgencias a partos, pediatría…). Además de cumplir las medidas de seguridad de la Covid. Todo esto con la celeridad que requiere este servicio. Así, «es imprescindible que el personal volante de urgencias no se use para parchear otros servicios, debemos recordar que hablamos de un área vital para la población y con altas exigencias. También existen carencias graves en hemodinámica, resonancias, radioterapia y TAC, entre otros«.

CCOO denuncia que no se ha dotado al hospital del personal suficiente para hacer frente a la Covid-19. Cuando es imprescindible para controlar las puertas de acceso, para la vacunación y para atender a las plantas o las urgencias dedicadas a la Covid-19.

En este sentido, la sección sindical insiste en que los contratos por la pandemia no han sido refuerzos reales. «La dirección del departamento realizó unas contrataciones precarias que no siempre respetaban los derechos de los trabajadores (maternidad, IT…), llamadas de “compensación horaria”, porque la Conselleria no aprobaba los incrementos de plantilla».

Esos diez contratos de este tipo a celadores son los que después se reconvirtieron a refuerzos Covid, por lo que no ha habido un aumento de este personal.

Por otra parte, no se producen sustituciones para cubrir todas las ausencias por vacaciones, permisos, u otros motivos. Así mismo, la reducción de jornada por conciliación, que se ha conseguido para las personas trabajadoras tampoco ha llevado aparejada un aumento de plantilla para el disfrute de permisos y licencias. Recayendo el trabajo en el resto de la plantilla.

CCOO exige que de forma urgente e inaplazable se ponga fin al déficit estructural de plantilla que afecta a la sanidad pública. En el caso del personal celador, este sindicato reclama que se aumente la plantilla y se cubran las ausencias para poder prestar a la población la asistencia de calidad que se merece.