La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios, FSS CCOO, en el Día de la Salud Mental denuncia la falta de recursos humanos y materiales para llevar a cabo los programas actuales y desarrollar nuevas iniciativas.

La situación en Salud Mental ha empeorado a causa de la Covid y sus consecuencias. Por una parte la pandemia ha provocado que se expresen estas patologías con mayor intensidad. Por otra, la saturación de Atención Primaria y la imposibilidad de las consultas presenciales han frenado el contacto de los profesionales con los pacientes.

Menos palabras y más acciones

La Salud Mental sigue sin tener la importancia que debiera dentro de la sanidad pública y en los últimos años, la plantilla no ha crecido acorde con las demandas y necesidades de la población. Hace falta personal especializado y para ello la Conselleria debe crear los puestos en plantilla de enfermería especializada en este campo. En el caso de los profesionales de trabajo social, la proposición de ley de Salud Mental se olvida de este personal fundamental cuando establece las ratios mínimas en función del número de habitantes.

Este sindicato valora las iniciativas presentadas por el Consell en agosto, como el plan de choque dirigido a la población infantil y juvenil. Pero estas acciones deben llevar aparejadas una dotación de recursos humanos y materiales adecuados. Sanidad debe establecer como una prioridad la promoción y prevención de la salud. Especialmente cuando hay datos preocupantes como el incremento de un 30% de los suicidios en jóvenes.

CCOO exige al Gobierno valenciano que invierta en mejorar la red de recursos asistenciales que atienden a las de enfermedades y trastornos mentales. Hay que diseñar un plan que afronte de forma inmediata las listas de espera para agilizar la atención y la intervención. Porque como dice el Plan de la Conselleria de Sanidad: “no hay salud sin salud mental”.