No lo quiero creer…, Per Sombra

…pero tengo la misma sensación de estar siendo manipulado qué cuando el 11-M

En aquel entonces, cuando oí la noticia de qué, avisados por un portero al que le “extrañó” que un grupo de gente, en una ciudad-dormitorio, se hubieran bajado de una furgoneta y hubieran subido a un tren, unos agentes habían registrado la furgoneta hallando cintas islámicas, etc, etc, etc se me cayeron los palos del sombrajo.

Entonces me giré y le dije a quien estaba a mi lado que nos la estaban metiendo doblada.

¿En que cabeza cabe qué un portero a primerísima hora de la mañana se fije en el aparcamiento de una estación y se extrañe de que llegue un vehículo, aparque, y un grupo de personas vayan al tren?.

Cualquiera con un ápice de sentido común se da cuenta de que eso, en una ciudad-dormitorio, es la cosa más normal del mundo, pero vale, admitamos que le llamó la atención y que tomase el teléfono y llamase a la policía.

¿En que cabeza cabe qué la policía, en pleno pos-atentado, recibiendo miles, decenas de miles, de llamadas dando información, escasa de efectivos hasta el punto de convocar a los agentes fuera de servicio porque la inmensa mayoría están en una operación “cerrojo” estableciendo controles para evitar que los terroristas salgan de Madrid, preste crédito a esa llamada qué no aporta nada relevante ni extraordinario ni extraño ni fuera de lo normal y previsible, y destaque una dotación para investigar la furgoneta?

No tiene ni pies ni cabeza y sólo admite una explicación monstruosa que en cuanto se conoce que el portero era un exdirigente de una agrupación socialista local cobra entidad y forma.

Y hoy tengo la misma sensación

Elecciones para el 10-N, sentencia de los políticos catalanes golpistas el 14-O, “casualmente” cuatro semanas JUSTAS antes, previsibles por lo anunciadas las algaradas en Cataluña, el Gobierno se mantiene asépticamente apartado en la medida de lo posible fingiendo controlar la situación y mostrándose contemporizador mientras que deja que las otras fuerzas políticas reclamen actuaciones con diferentes grados de dureza y se ganen el rechazo de los catalanes…

Y hasta aquí lo que sabemos.

¡Ah, si!, lo olvidaba, también sabemos que se va a suspender, quizás, el partido de balonpie Barcelona-Real Madrid, lo que a buen seguro habrá despertado la expectación y atención nacional e internacional.

QUIZÁS.

¿Sabe lo qué, pensando mal, muy mal, se me ocurre?

Qué lo de Cataluña va a durar, mejor dicho, se va dejar que dure, una semana más sin ninguna intervención destacada del Gobierno, quizás incluso semana y media o dos.

Qué a entre dos y una semana de las elecciones habrá intervención gubernamental y qué acaecerá de una forma espectacular e “inesperada”, con detenciones y/u órdenes internacionales de detención para los presuntos responsables del tsunami ese y, quizás, de algún político catalanista más.

Qué “quizás” se decida disputar el partido para exacerbar la situación si ha perdido la “adecuada” intensidad y qué se produzcan incidentes para que el “zarpazo” sea convenientemente espectacular.

Y una semana o semana y media después, ¡Tatatachán!, elecciones triunfales.

Ya pasó, ¿recuerdan?, “alguien” con suficiente predicamento y conexiones en el Ministerio del Interior decidió e indicó por no decir ordenó qué esa cúpula de izquierda que tontamente Aznar dejó intacta manipulase la información, desinformación más bien, que se le daba al Gobierno Aznar y que este transmitía a los ciudadanos “apuntando” a ETA para, luego, dar el “giro islámico”, dejarles en ridículo y ganar unas elecciones.

Y esta vez, ya les digo, tengo la misma sensación, la sensación de que todo está más o menos “calculado” y de que se está jugando con nosotros y manipulándonos a base dejar que cosas sabidas y conocidas ANTES pasen para luego, “cuando interese” actuar y cosechar el rédito electoral.

Y quisiera equivocarme y ahora más que nunca porque escribiendo esto mi error sería público y notorio pero no, quizás los plazos varíen algo pero la esencia va a ser esa y la sensación es la misma:

Una vez más, nos la meten doblada, nos van a manipular y cómo inocentes pardillos una mayoría votará a la izquierda.

No lo quiero creer…, Per Sombra