Los falleros son prescindibles para Sandra Gómez

Después de cuatro años de tripartito parece ser que los hábitos del actual concejal de cultura festiva de cargar constantemente contra el colectivo fallero se mimetizan en sus socios de gobierno. Así nos lo evidencia la candidata del partido socialista y primera Teniente de Alcalde, Sandra Gómez, tras su reunión con la directiva del Gremio de Artistas Falleros de Valencia.

Han sido los propios falleros quienes durante años han reclamado una tasa turística con la que compensar sus precarias economías, entre otros motivos por los recortes en las aportaciones de las administraciones públicas, y ahora la candidata socialista pretende, según parece, aplicar esta tasa ofreciendo sus beneficios en exclusiva al Gremio de Artistas Falleros de Valencia,porque según laprimerTeniente de Alcalde,  son estos “quienes hacen realidad las fallas” cuando curiosamente ni siquiera el propio Gremio aglutina a todos los profesionales que a día de hoy se dedican a la construcción de fallas.

  • Para la candidata con más opciones del tripartito “Si los artistas desaparecen, las fallas se acaban” olvidando de que detrás de cada una de las casi 800 fallas que se plantan en la ciudad de Valencia, está el esfuerzo diario y económico de todos y cada uno de los bolsillos particulares de falleros y falleras.

Nadie podrá negar el esfuerzo y dedicación de los artistas falleros, parte indiscutible de la fiesta fallera, como lo es también el sector pirotécnico, la indumentaria, la literatura festiva, o nuestra música de banda, todos ellos como otros, vinculados directamente con la inversión que anualmente realizan los falleros, y que según el último estudio económico generaba en la ciudad de Valencia un impacto económico de más de 750 millones de euros. Por ello resulta incomprensible, más allá de la demagogia propia del momento, que la candidata socialista quiera rehabilitar un sector en concreto a costa precisamente del esfuerzo y el dinero que generan los principales protagonistas de la fiesta, los falleros. Imprescindibles, estos si, para su desarrollo.

Desde POBLE DEMOCRÀTIC, consideramos necesaria la búsqueda, desde la administración,de fórmulas para reactivar un sector productivo tan significativo, cuyo Gremio a día de hoy ya cuenta con un convenio municipal anual de casi 50.000 euros, cantidad que supone prácticamente el 50% de lo que reciben las comisiones falleras en concepto de premios por sus fallas. Entendemos y aplaudimos las inversiones directas en la Ciudad Fallera, más allá de carteles o murales, sin olvidar que necesitamos de una administración municipal y autonómica que interceda ante el gobierno central para la reducción tributaria del trabajo artesano de nuestros artistas.

También creemos necesario que, desde el colectivo fallero se estudie el modo aumentar la inversión en falla, pero como en nuestra música, o pirotecnia. En este último sector, como bien sabemos, la crisis económica se ha cebado en los últimos años, cerrándose desgraciadamente numerosas empresas pirotécnicas y perdiéndose un número nada desdeñablede puestos de trabajo, tantos o más que los vinculados a la propia realización de fallas, ante la pasividad de las administraciones públicas valencianas. Somos partidarios de aunar esfuerzos para conseguir la reactivación de estos sectores, pero las soluciones no pueden plantearse a costa de seguir negando la posibilidad de nuevos ingresos a los falleros, verdaderos artífices de la fiesta, y el elemento fundamental de ésta.

Sin ellos, los falleros y falleras, sí que realmente se extinguirán las fallas, y con ello una actividad empresarial asociada cuyos beneficios económicos no solamente repercuten en empresas privadas, también en la propia administración, y por tanto en toda la ciudadanía.

Podemos estar totalmente a favor de la implantación de una tasa turística como viene reclamando el colectivo fallero, cuyos beneficios en el mes de marzo recaigan sobre las arcas municipales, pero siempre que repercutan principalmente en los propios falleros para que, desde cada comisión, puedan seguir sufragando el reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Un compromiso de salvaguarda que adquirió nuestra administración con la concesión del citado reconocimiento.

Una tasa solidaria, justa y no discriminatoria, sin agravios comparativos, repartida entre todos los sectores implicados, proporcional a los beneficios que de la fiesta se obtienen. Tenemos los ejemplos y experiencias no sólo de países europeos de nuestro entorno como Francia, Italia o Alemania, sino también de nuestro propio país.

No es lo mismo una tasa aplicada a un hotel de 5 estrellas que a un apartamento, no es lo mismo un turista de cruceros que otro que acude a nuestra ciudad en autobús. No cuesta lo mismo tomarse un refresco en la Plaza del Ayuntamiento, que en un bar de la Ciudad Fallera.

Las fallas son el mayor evento de la ciudad de Valencia, y los falleros sus artífices. A ellos son a los que primeramente hay que apoyar desde las administraciones públicas, contribuyendo con ello a la reactivación económica de nuestra ciudad. No podemos, ni debemos, olvidar el movimiento económico generado por los falleros del que se acaban beneficiando todos nuestros convecinos.

Miquelo García Maldonado

Candidato a la alcaldía de Valéncia per PobleDemoràtic