Juan Carlos Galindo “La democracia interna en los partidos políticos”

Me refiero a la presencia de los principios del sistema democrático en el interior de las organizaciones políticas, teniendo en cuenta los factores sociales que intervienen (partidos políticos, órganos del partido, militantes y no militantes) y sus relaciones, así como el apoyo de la ciudadanía a través del voto. Al mismo tiempo, incluye todo aquel conjunto de fundamentos jurídico-políticos, disposiciones normativas y medidas políticas tendentes a garantizar las elecciones de cargos del partido y cargos públicos, la decisión de contenido y la rendición de cuentas de manera democrática.

La L.O. de Partidos Políticos establece en el Capítulo II una serie de requisitos indispensables y de obligado cumplimiento, tanto de elegibilidad como para la elección de cargos. Estos vienen detallados en los artículos:

7.3: «Los órganos directivos de los partidos se determinarán en los estatutos y deberán ser provistos mediante sufragio libre y secreto»

8.1: «Los miembros de los partidos políticos deben ser personas físicas, mayores de edad, y no tener limitada ni restringida su capacidad de obrar. Todos tendrán iguales derechos y deberes».

La elección de los cargos se lleva a cabo mediante elecciones periódicas directas o indirectas, y que podemos clasificar en tres tipos: Elecciones primarias abiertas: con voto universal, libre, directo y secretos de afiliados y no afiliados. Elecciones primarias cerradas: con voto universal, libre, directo y secreto de afiliados. Elecciones indirectas: elecciones a través de, delegado elegido, con anterioridad, por los órganos del partido, afiliados, norma interna de organización, etc.

Para analizar la democracia interna de un partido debemos considerar al menos: La transparencia. Dejar visible, por ejemplo, a través de una página web, la información sobre las actividades del partido. La participación en la toma de decisiones. Permitir que los afiliados, mediante mecanismo de votación, puedan participar en las decisiones La participación en la etapa de deliberación. Permitir la participación de los afiliados en las discusiones, por ejemplo, a través de foros de discusión, para plantear las propuestas. Es necesario para que la participación en la toma de decisiones sea efectiva y no se convierta en propaganda y reafirmación de decisiones previamente tomadas por los dirigentes.

Me quiero centrar en el partido popular Valenciano y concretamente en su próximo congreso provincial, ya que ha llamado poderosamente la atención su tardanza, más de 10 años sin presidente y la nominación del candidato oficialista. Elegido mediante el método “El dedo de dios”. Método conocido por todos, por ser el utilizado por “el aparato” de los partidos políticos. (algún día escribiré sobre “los aparatos “del partido y sus “Fontaneros”, no sé por qué, hablando de esto, siempre recuerdo al Sr. Lobo de Ciudadanos)

Cuando se abren épocas precongresuales en los partidos políticos para la elección de cargos orgánicos, todo se tambalea, todo parece moverse de sitio, aparece el fuego amigo, los teléfonos echan humo, la mensajería instantánea y los pantallazos, van y vienen como alma poseída por el diablo. Todo vale. Si piensan que voy a criticar al PP por ausencia de democracia interna, se equivocan. Aunque es cierto que para algún dirigente o “dirigenta” (todavía a estas alturas) no le viene bien que se presente candidatura alternativa a la ungida por “la mano de dios”. Cosa sorprendente, porque Pablo Casado, fue esa candidatura incomoda, enfrentada a la oficialista. Pero hablemos de esa candidatura alternativa para la provincia de valencia.

Algunos ya le llaman “el Casado Valenciano” ya que no pertenece a ninguna familia y representa a las bases. Apuesta por romper el continuismo de estructuras anquilosadas y cómodas para devolver la voz y el protagonismo a la militancia y por ello ofrece un liderazgo abierto, conectado y colaborativo para afrontar una modernización de formas y procedimientos (regeneración democrática y buen gobierno). Afrontando el cónclave desde una reflexión serena y un debate interno que haga salir más fuerte al partido: sumando para ganar y ganar para gobernar y siempre pensando en Valencia. «No he llegado hasta aquí para que nada cambie. Así lo exigen los militantes, los verdaderos protagonistas y a los que debemos facilitar la máxima participación por el bien de todos”

A pesar de recibir la llamada del secretario de organización, Teodoro Garcia Egea, aconsejándole que no se presentara, “El casado valenciano” le comunico su firme convicción de seguir en el conclave provincial para garantizar un proceso abierto, participativo y que garantice al elegido el respaldo de la militancia (democracia interna) y que esto no se convierta en un congreso a La búlgara. Hay que ser valiente y deber muy poco para contestarle así a tu secretario. Otros no lo hicieron cuando recibieron esa llamada.

Hay que destacar también los movimientos desde Madrid de cierto diputado valenciano que parece haber olvidado quien le ayudo en los momentos difíciles (una pena, que memoria tan corta) y a quienes públicamente salimos en su defensa (una y no más, Santo Tomas ¡). Ya que el susodicho alineado con la línea oficialista, ha colocado a dedo a su marioneta, para que nada se desmande y mover los hilos desde Madrid. ¿Para cuando el partido popular dejara de ser una marioneta de “Madrit” para tener identidad propia valenciana? Igual, se está muy cerca de conseguirlo, es cuestión de saber elegir y en las manos de los afiliados esta la elección adecuada.