Fernando de Rosa “Roma no paga a traidores”

Se dice que la frase que da título al artículo de hoy, tiene su origen en la traición que sufrió el general Viriato en las guerras que mantuvo contra las legiones romanas. El cónsul Quinto Servillo llegó a un acuerdo con tres oficiales celtíberos para que quitaran la vida a Viriato.

“Roma traditoribus non praemiat”.

Así hicieron mientras dormía. Cuando solicitaron su recompensa, el cónsul renegó del acuerdo, pronunciando la frase: “Roma traditoribus non praemiat”.

A día de hoy, la frase se suele utilizar como advertencia o aviso, a la persona o personas que pretenden cometer una traición o deslealtad, o que ya las han cometido, de que no se va a obtener recompensa o premio por esas acciones.

  • Las deslealtades son muy propias de la izquierda de nuestro país.

De hecho, el maestro del engaño es Pedro Sánchez. A título de ejemplo, puede señalarse que en repetidas ocasiones afirmó que nunca pactaría con los batasunos, y acabó negociando con ellos y llegando a acuerdos.

Por otro lado, en el inicio del verano del año pasado, con la grandilocuencia propia de sus comparecencias televisivas, sostuvo que habíamos vencido al virus de la covid-19, generando en la ciudadanía unas expectativas e ilusiones que las posteriores olas de la pandemia se llevaron por delante. A su vez, es oportuno recordar que estando en la oposición, prometió que la luz sería más barata cuando gobernara, y, sin embargo, el precio de la misma bate récords históricos.

Por último, quiero añadir que también miente a los ciudadanos cuando afirma que el Partido Popular es quien bloquea la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

La realidad es que el Partido Socialista no quiere modificar el sistema para designar los vocales del Consejo para que pueda haber más garantías para la independencia del Poder Judicial.

  • En el caso de la izquierda en la Comunitat Valenciana, la felonía o traición a nuestros intereses, cultura y tradiciones es su leitmotiv.

Por un lado, Puig se reúne con su homólogo catalán, y en una clara posición de subordinación o miedo reverencial, acaba permitiendo que la emisión de la televisión autonómica catalana en nuestra Comunidad.

  • Tv3 es un instrumento al servicio de los independentistas para difundir el odio a España y el adoctrinamiento.

Además, de manera absolutamente insultante, se incluye la Comunidad Valenciana en los inexistentes y falsarios países catalanes. Puig se ha convertido en cómplice de los golpistas.

Por otro lado, en la reciente reunión de Puig con la ministra de Asuntos Económicos y Transformación digital, Nadia Calviño, ha sido incapaz de obtener un compromiso para por una financiación justa para la Comunidad Valenciana. De hecho, su compañera de partido afirmó que esa cuestión no era prioritaria para su Ministerio.

En el caso de Compromís, las deslealtades con los valencianos cada vez son más patentes. Por un lado, no condenan que el balcón del Ayuntamiento, casa de todos los valencianos, sea utilizado para insultar la democracia y los derechos humanos, al desplegarse una pancarta en defensa de Stalin.

El alcalde Ribó se limitó a decir que ese hecho fue una “culebrilla de verano”. Por el contrario, el diputado nacional, Joan Baldoví, también del mismo partido, se dedica en comparecencias públicas a insultar a los artistas falleros llamándoles nazis y saliendo en defensa de los independentistas catalanes. Es vergonzoso que Baldoví, que además ha sido alcalde de Sueca, localidad con gran tradición fallera, se preste a ser correveidile y portavoz de los golpistas, despreciando e insultando algo tan nuestro como la fiesta fallera y su sátira.

  • Todas estas deslealtades, mentiras y desprecios de la izquierda nacional y autonómica, ya les están pasando factura.

La ciudadanía está cansada, y ese hartazgo se ve reflejado en los estudios demoscópicos, convirtiéndose en una seria advertencia o aviso, pues como dice el título de este artículo: Roma no paga traidores.