El juez que tumba el Decreto Sanitario en Madrid abre la caja de pandora

El juez que tumba el Decreto Sanitario en Madrid abre la caja de pandora. Esto es así porque en el auto se recoge algo que a muchos nos chirría y es que una Comunidad Autónoma no iene ninguna competencia para regular sobre el Título de Derechos Fundamentales recogido en la Constitución Española, que es la Carta Magna del cuerpo jurídico en España.

Nos rasgamos las vestiduras por la bandera, por el himno, pero la realidad es que llevamos décadas estancados en la mediocridad absoluta. Tenemos el curpo jurídico más farragoso y extenso de todos los países del mundo, pero ojo, el Código Civil es del siglo XIX…

Nuestros antepasados les costó tanto redactar una Constitución hace más de 40 años, que durante décadas se han sentado a mirarse literalmente el ombligo. No se ha adecuado el cuerpo jurídico al siglo XXI. Tenemos leyes para robagallinas. de hecho aún está vigente leyes como la des escándalo público… en pleno siglo XXI.

El Estado hace dejación de funciones en favor de las CC.AA.

No estábamos preparados para esto, y el estado ahora deja en manos de las Comunidades Autónomas la responsabilidad sobre regular, haciendo una clara dejación de funciones el ejecutivo en Madrid. Así, cualquier juez puede «interpretar» o entender que si el decreto de la CC.AA. no va acompañado por una ley estatal que lo respalde, un decreto de estado de alarma o algo que justifique esas medidas extraodinarias, el que puede regular sólo es el Estado.

Las CC.AA. responsabilizan a su vez a los Ayuntamientos de hacer cumplir las medidas en cada término municipal

También las Comunidades Autónomas ponen el foco, como la Comunitat Valenciana en los propios Ayuntamientos. -Aquí todos buscan en caso de una segunda oleada que los responsables sean otros y salvar su culo-. Así, ayer se produjo en el DOGV una rectificación sobre el Decreto Sanitario diciendo que las medidas deberán hacerlas cumplir los agentes de policía, abriendo el abanico a los agentes locales que dependen de cada Consistorio Municipal.

Al final, las culpas de todo lo que pase la tendrá el ciudadano de a pie que pasaba por allí, de manera accidental. Nada hemos aprendido de este confinamiento, por desgracia. Somos el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y volveremos a tropezar de nuevo una y otra vez. Ya que somos incapaces de detectar el problema, para poder buscarle solución.

Los políticos y su política, ¿son el problema?

Hemos de retomar con urgencia que nuestros políticos se dediquen a legislar como legislativo y emprender una reforma total de las leyes fundamentales, no más anexos y actualizaciones. Una profunda reforma de las leyes principales que han de ser reformuladas casi medio siglo después. Porque esta sociedad en nada se parece a la de hace 50 años.

Tampoco tenemos hombres de Estado que piensen más allá de sus posaderas o de sus intereses de partido. Nadie en el Parlamento es capaz de pensar por la sociedad española en su conjunto, excepto en algún caso muy particular. Nunca tuvimos una comunidad política de tan bajo nivel en su conjunto, donde a veces , con todos los respetos, hay más nivel en el pasillo de verduleras de cualquier mercado.

Vicente M. Bellvís