La siega ya ha arrancado en los arrozales valencianos, inicialmente en el marjal de Pego-Oliva y a continuación en la Albufera. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) estima que la producción autonómica de arroz experimentará un descenso del 10%. Situándose en torno a las 110.000 toneladas. Esto es debido a la multiplicación sin precedentes de las malas hierbas, las cuales compiten con las plantas de arroz por la luz y los nutrientes. Otras causas que explican la merma de cosecha son los ataques de fauna salvaje (los flamencos se unen a las especies de avifauna que ya venían causando daños en el arrozal). Además de las enfermedades endémicas como el hongo pyricularia oryzae, siendo la variedad Bomba la más afectada.

AVA-ASAJA achaca la presencia récord de malas hierbas, especialmente el ‘serreig’ (Echinochloa), a la supresión de materias activas fitosanitarias y a la imposibilidad de emplear los herbicidas alternativos autorizados. Por las condiciones particulares de los dos parques naturales valencianos. Donde se inundan los campos por decantación a diferencia de otras regiones productoras.

Según el responsable de la sectorial del arroz de AVA-ASAJA, José Pascual Fortea, “muchos agricultores solo han podido tratar de minimizar el impacto de las malas hierbas contratando trabajadores para arrancar manualmente la maleza. Esta práctica dispara los costes de producción a unos niveles insostenibles en términos de viabilidad. Además no impedirá que, cuando llegue la inundación invernal, se dispersen las semillas que han quedado en el suelo a los campos del alrededor. Con lo cual el año que viene habrá más malas hierbas”.

Las Administraciones que ha causado el problema ahora están desaparecidas como siempre

El representante de AVA-ASAJA lamenta que “las administraciones, que han sido las causantes del problema por dejarnos sin soluciones contra las malas hierbas, ni siquiera han atendido nuestras reivindicaciones para, al menos, fanguear (mezclar las plantas con la tierra) las explotaciones que sufren un exceso de malas hierbas a fin de detener la dispersión de semillas de cara al año que viene”.

La organización agraria también reclama a la clase política “investigar y poner a disposición del sector un número suficiente de herramientas para controlar las malas hierbas de una manera segura, barata y respetuosa con el medioambiente. Así como revisar los acuerdos comerciales suscritos con países terceros con el objeto de exigir reciprocidad en las condiciones de producción.»

«Retirarnos a los arroceros de aquí productos fitosanitarios y, a la vez, fomentar la entrada masiva de arroz foráneo que sigue usando esas sustancias prohibidas en la UE supone una competencia desleal que arruina al productor, un fraude sanitario al consumidor y un daño al medio ambiente”.

Menos cosecha en España

AVA-ASAJA también prevé una sensible disminución de cosecha de arroz a nivel nacional a causa de la sequía en Andalucía y Extremadura y a las intensas lluvias en el Delta del Ebro (Cataluña). Por ello, la asociación espera que “los precios en origen deberían experimentar una tendencia al alza acorde a la menor oferta autonómica y nacional”.

Para Fortea, “los arroceros valencianos vamos a sufrir una caída muy dura de nuestra rentabilidad. Por el incremento de los costes de producción, que en algunos casos van a doblarse o triplicarse en mano de obra. También por la merma de producción cosechada. En los próximos años, además, la reforma de la PAC aplicará un hachazo a las ayudas al arroz, unas ayudas absolutamente necesarias para equilibrar las cuentas porque solo con los precios que recibimos el cultivo no sería rentable. En este sentido, o suben los precios a pie de campo o veremos en pocos años muchos arrozales sin cultivar”.

La quema de la paja sigue sin resolverse por las administraciones valencianas desde hace 12 años

Con la siega ya empezada, AVA-ASAJA urge a la conselleria de Agricultura a comunicar cuanto antes el sistema de gestión de la paja del arroz que implementará en la presente campaña. Ya que el sector aún desconoce los detalles y las posibles novedades que pudieran producirse a fin de compatibilizar los intereses de los arroceros con la preservación del parque natural de la Albufera.

Cabe recordar que según una Directiva Europea la quema del arroz está prohibida por la UE desde 2009. Doce años después, als autoridades valencianas siguen si aportar soluciones alternativas. Si bien en una pequeña parte de las hectáreas cultivadas se procede a su recogida y empacado en balas. Este porcentaje es mínimo y no se sabe bien cierto qué se hace posteriormente con ella.

Sin soluciones desde hace 12 años y con daños ecológicos producidos por la pudriciónd e la paja

Fernando Giner exige a Ribó frenar el desastre medioambiental que se está produciendo en la Albufera

Por otra parte, no hacen más que presentarse estudios y proyectos de usos alternativos, pero que lejos de concretarse siempre se quedan en emros proyectos. Una asignatura pendiente tanto de la Generalitat Valenciana como del Ajuntament de Valencia desde hace 12 años.

Esto lleva de no recogerse a que se pudra en los campos y por tanto elimine en oxígeno de las aguas por la pudrición, con lo que a su vez provoca mortandad de peces y más daño ecológico. lo que supuestamente se ha querido evitar, el daño medioambiental, se produce por otra parte al dejar pudrirse la paja.

El temporal ha arrastrado a las acequias la paja no recogida que ahora pudre y elimina el oxígeno del agua
El temporal ha arrastrado a las acequias la paja no recogida que ahora pudre y elimina el oxígeno del agua

El año pasado muchos agricultores recogieron esta paja y la almacenaron junto a sus campos, esperando una solución de las administraciones. Las lluvias intensas al final hicieron pudrirse la paja igualmente sin que desde la Generalitat ni el Ayuntameinto se diera ninguna solución.