Pleno de victorias para cerrar la primera fase de la Eurocup Women (71-50)

Valencia Basket consiguió el pleno en la fase inicial de la Eurocup Women y cerró su clasificación para octavos como primer equipo de su grupo, con 3 victorias, tras imponerse en un trabajado triunfo a Saint-Amand Hainaut.

Las taronja esperan ahora al ranking de los 16 clasificados para conocer a su rival de octavos, ronda que se disputará en marzo en una segunda burbuja. Para elaborar este ranking se tienen en cuenta los puntos conseguidos por cada victoria y el average general. Teniendo en cuenta solo los resultados logrados entre los tres primeros clasificados de cada grupo.

Pleno de victorias para cerrar la primera fase de la Eurocup Women (71-50)
Pleno de victorias para cerrar la primera fase de la Eurocup Women (71-50)

Dos puntos y un tapón de Gülich abrían el encuentro. La alemana comenzaba dominando la zona, y las francesas respondían desde el exterior, rozando el triple, para vigilar de cerca a las taronja en el marcador. Laura Gil aportaba también 4 puntos en el poste. Y a partir de ahí las defensas cobraban protagonismo. Un nuevo triple de Allen y una buena acción de Bailey lo dejaban en 18-12 tras los primeros 10 minutos.

Trahan-Davis y Dubie intercambiaban aciertos en el inicio del segundo y Saint-Amand se mantenía sólido. Evitando que las de casa cogieran distancia. Anna Gómez anotaba, pero dos buenas acciones de Kone provocaban el tiempo muerto de Santi Pérez. Las francesas hacían daño con transiciones rápidas, y el ataque taronja se atascaba, al menos hasta los dos triples consecutivos de Leticia Romero, que volvían a dar confianza y devolvían el golpe. Recortaba Day, y los tiros sobre la bocina no entraban, dejando el marcador en 30-25.

Pisando el acelerador

Se entonaba Allen para abrir el tercero desde el perímetro, pero volvía a responder rápidamente Saint-Amand. El partido fue ganando intensidad, y ahí Trahan-Davis, Romero y Gülich, junto a una gran defensa, valieron para pisar el acelerador, y provocar el tiempo muerto rival con el primer +11. La reacción no llegaba. La defensa taronja era infranqueable, los robos se multiplicaban y en ataque Allen y Gülich castigaban de tres. La australiana subía el 51-33 al marcador de cara al último parcial.

No parecía peligrar la victoria en un último cuarto en el que bajaba la anotación pero no la intensidad, conscientes todas las jugadoras de que cada punto cuenta. Gustavsson se propuso evitar la victoria holgada, y empezó a hacer daño en el poste. Allen mantuvo a las taronja. Y el resto llegó desde la línea de personal. Las de Santi Pérez fueron una y otra vez a la línea con acierto, tras cargarse de faltas las francesas, y uno a uno, la diferencia fue creciendo hasta conseguir un margen nada desdeñable para de cara al ranking de octavos.