El director general del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos, ha presentado en rueda de prensa el cartel y la programación de la Filmoteca d’Estiu. Que se celebrará en los jardines del Palau de la Música de Valencia del 30 de julio al 29 de agosto.

En su presentación, Abel Guarinos ha señalado que «la Filmoteca d’Estiu regresa a una cierta normalidad con respecto a la edición del año pasado. El aforo fue del 30 %. En 2021 tendremos un aforo del 75 %. Lo que supone 712 butacas de las 915 disponibles. Una novedad importante es la venta de entradas en línea a través de la web del IVC».

Guarinos también ha destacado que «además del habitual ciclo con las mejores películas del año en versión original y la revisión de grandes clásicos, la programación de la Filmoteca d’Estiu rinde homenaje a Luis García Berlanga en el año de la celebración de su centenario. Como en ediciones anteriores, el IVC sigue apostando por incrementar el subtitulado y la proyección de películas en valenciano. De las doce películas programadas en 2021, cuatro han sido subtituladas al valenciano y ‘La mort de Guillem’ es una producción valenciana y en valenciano«.

El acto

En el acto, Guarinos ha estado acompañado por el director adjunto de Audiovisuales y Cinematografía del IVC, José Luis Moreno. El diseñador Ibán Ramón, autor del cartel y la imagen visual. El jefe de programación de la Filmoteca, José Antonio Hurtado. La directora del Aula de Cinema de la Universitat de Valencia, Áurea Ortiz. Y el productor Rafa Molés, representante de ‘La mort de Guillem’. Largometraje valenciano incluido dentro de las proyecciones de este año.

El cartel y la identidad visual de esta edición han sido creados por Ibán Ramón. El diseñador valenciano ha señalado que «los carteles de este año siguen la línea del año anterior, una imagen abstracta que interpreta haces de luz a partir de diferentes tramas y colores. Una serie de carteles que sugieren cierta estética cinética. Explorando los límites de la ortodoxia cartelística, algunos de los carteles no contienen el texto informativo, esperando que el azar construya diferentes murales en la calle, que representen esta impresión de movimiento, que varíe de una pared a otra».