El Ayuntamiento de Cullera ha convertido el bajo de la Casa Consistorial, conocido popularmente como el Ayuntamiento viejo, en un espacio de atención a la ciudadanía. El consistorio recupera así este palacio del siglo XVIII para tareas administrativas. Además adaptándolo a las necesidades propias de una Administración del siglo XXI.

Con el traslado de la Policía Local, el bajo había quedado en desuso y el consistorio ha hecho una inversión para aprovechar este espacio como un único punto de atención ciudadana. El alcalde de la ciudad, Jordi Mayor, ha visitado la rehabilitación integral de este edificio arquitectónicamente emblemático. Un palacio dónde desde la semana pasada se han reubicado algunos servicios que se prestaban anteriormente en las oficinas municipales de la Plaza de la Virgen como el Registro de entrada, Hacienda o el Padrón de habitantes.

Esta reubicación en el bajo de la Casa Consistorial supone el paso previo a la que será la futura Oficina de Atención a la Ciudadanía (OAC). Con ella evitará el periplo por las oficinas y los diferentes departamentos municipales facilitando los trámites en una ventanilla única. Así, la ciudadanía podrá realizar cualquier gestión burocrática de forma más ágil y eficiente.

Atención ciudadana del siglo XXI

Se trata de un paso más en la apuesta del equipo de gobierno para conseguir que el Ayuntamiento de Cullera entre de pleno en el siglo XXI en materia atención ciudadana. Cabe señalar que el consistorio también ha ido implantando progresivamente la Administración electrónica que permite hacer trámites desde casa las 24 horas del día.

La concejala de de Régimen Interior, María José Terrades, ha defendido que ahora la ciudadanía podrá resolver prácticamente el 90 % de trámites municipales en un único punto y que, además, con la OAC y la Administración electrónica Cullera «supera el retraso en la atención ciudadana fruto de la carencia de inversiones de anteriores administraciones».

Así, a partir de 2021 los vecinos y vecinas de Cullera podrá hacer trámites municipales o bien desde casa o bien presencialmente en la OAC.

Farola histórica

El concejal de Urbanismo, Bernat Escolá, ha señalado hoy que la intervención también se fija en los detalles históricos y recupera una farola situada en el hall de la Casa Consistorial que, según la tradición, se enciende cuando el alcalde está dentro del edificio y se apaga cuando lo deja.