Gobierno  municipal, sector industrial y sindicato de UGT se unen para conseguir inversiones urgentes en el parque industrial Juan Carlos I, polígono Norte y Ford por las deficiencias existentes desde su construcción.

Las pérdidas estimadas en las áreas industriales de la población ascienden a más de 10 millones de euros.

Las lluvias torrenciales azotaron la comarca de la Ribera los pasados días 4 y 5 de noviembre. En el término municipal de Almussafes llegaron a acumular más de 400 litros por metro cuadrado. Esto ha tenido terribles consecuencias sobre las áreas industriales, dadas las deficiencias que afectan a sus infraestructuras desde la época de su construcción.

Tanto el Polígono Juan Carlos I, como la Factoría Ford y el Polígono Norte de la localidad sufrieron un colapso generalizado de los recursos hidrológicos. Las consiguientes inundaciones afectaron gravemente a las campas de vehículos de Ford y a las empresas, que tuvieron que paralizar su producción. Además de anegar los viales y zonas de estacionamiento de vehículos. Todo ello ha supuesto graves pérdidas económicas para el sector industrial.

Como consecuencia de ello, el gobierno municipal, APPI  Ribera Baixa y el sindicato UGT se han unido.

Ha sido para exigir que desde las Consellerías de Infraestructuras y de Economía Sostenible se actúe con premura para la ejecución de una serie de intervenciones prioritarias. Todo ello para evitar que se repita en el futuro un episodio tan grave como el acontecido.

Los daños provocados por las intensas precipitaciones ascienden a más de 10 millones de euros

El alcalde, Toni González, la primera teniente de alcalde, Davinia Calatayud, la gerente de APPI Ribera Baixa, Romina Moya, junto con Daniel Argente, secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGTPV y su vicesecretario general, Carlos Faubel, así como técnicos de la empresa Emerprotec (redactora del Plan de Emergencias de Áreas Industriales de dichos polígonos y del futuro Plan Territorial de Emergencias Municipal), y técnicos municipales se han reunido esta semana para preparar un plan de acción y de protección futura frente a inundaciones de las áreas industriales de Almussafes.

Se ha puesto de manifiesto la necesidad de que las consellerías responsables acometan obras de infraestructuras que minimicen los daños ante lluvias torrenciales de esta magnitud. Todo ello en una zona donde la canalización de acequias y barrancos es determinante. Dado que su cercanía al parque natural de la Albufera eleva sustancialmente el riesgo de inundaciones por la difícil evacuación de las aguas.

Del informe realizado se desprende que la actual infraestructura hídrica de la zona plantea serias dudas sobre su capacidad para asumir lluvias superiores a 40l/hora o 120l/12 horas.  Y, por supuesto, de ninguna forma pluviometrías como las acontecidas. Encontrándose, así, curvas de nivel que dificultan la evacuación por gravedad en situaciones de carga de los colectores.

Entre las propuestas planteadas figuran:

  • El ensanchamiento de la sección de las acequias y caudales.
  • Cambio de la rugosidad que evite el arrastre de residuos.
  • Ampliación de los sistemas separativos de drenaje.
  • Aliviaderos de mayor calado frente a barreras artificiales (AP7).
  • Estaciones de bombeo que permitan salvar los retornos y sistemas de drenaje sostenibles (SuDS) adecuados en los puntos de desborde de acequias y que además incorporen un sistema dual de suministro para asegurar su funcionamiento.
  • Ampliación de los accesos al polígono y adecuación del vial sobreelevado del acceso oeste, como alternativa en caso de inundación ampliando su galibo y su capacidad portante para el tránsito de vehículos pesados.

De igual forma se exige a los órganos responsables un plan anual de mantenimiento y limpieza de cauces, acequias y barrancos.