El Pleno aprobó una moción institucional que insta al Ayuntamiento de Valencia a la segregación de su término de la parcela donde se ubica el polideportivo municipal de Alboraia.

Desde que Valencia declaró como zona urbana esta parcela, sin haber urbanizado ni dotado a la zona de ningún servicio, Alboraya ha pagado ya más de 300.000 euros a Valencia. Todo ello en concepto de IBI por su propio polideportivo municipal.

«Valencia no gasta, ni ha gastado nunca. Ni un euro en la urbanización o la dotación de servicios o suministros a dicha parcela. En la práctica está insertada en la trama urbana de Alboraya», comenta el alcalde, Miguel Chavarría.

En el año 1991, el Ayuntamiento de Alboraya instó al Ayuntamiento de Valencia a la instrucción del expediente de mutuo acuerdo. Tras cumplir todos los trámites dicho acuerdo quedó sin efecto por el incumplimiento de un trámite del ayuntamiento de Valencia que le exigió la Generalitat.

En mayo del 2019 se llevaron a cabo de nuevo los trámites por iniciativa del actual alcalde de Alboraya, Miguel Chavarría. Se realizaron varias entrevistas tanto con el alcalde de Valencia, Joan Ribó, como con el resto de responsables políticos y técnicos. Todo ello para impulsar la finalización de los trámites y conseguir la segregación.

Hasta ahora Valencia sigue cobrando el IBI a Alboraya, que ha de pagar más de 50.000 euros anuales a Valencia por su propio polideportivo, ubicado en su mismo casco urbano, y dotado de servicios y suministros de Alboraya. «Inexplicablemente, Valencia sigue sin actuar para depurar esta anomalía entre instituciones», concluye el primer edil, Miguel Chavarría.