Vehículos municipales rodean La Lonja a escasos centímetros incumpliendo la ley de patrimonio

Hasta 5 vehículos municipales a escasos centímetros de los sillares de La Lonja. Esa es la imagen de esta misma mañana en La Lonja de la Seda, edificio Patrimonio de la Humanidad. Tal y como denuncia nuevamente el Círculo del Patrimonio.

La realidad es que desde la propia administración local no se tiene ningún respeto por el edificio. Ni por el patrimonio y menor por la ley de patrimonio que tienen que cumplir y hacer cumplir, tal y como muestran las imágenes.

Los que han de hacer cumplir la ley son los primeros que la vulneran

Ésa es la triste realidad del Ajuntament de Valencia gobernado por Joan Ribó y Sandra Gómez. Tal y como reiteran una y otra vez expertos en patrimonio.

La preparación de la Entrega de los Premios Jaume I que será el próximo viernes ha hecho que un ejército de servicios municipales estén aparcados en La Lonja junto a sus muros. Dando una imagen lamentable a la ciudadanía. ¿Por qué no van al aparcamiento de Ciudad de Brujas cercano como hacemos todos?. Ellos son la ley, el «sheriff para qel que todo vale«. Olvidando la Constitución Española y vulnerándola cuando dice en sus primeros artículos que «todos los españoles somos iguales ante la ley». Pues ya ven ustedes que no.

¿Para qué sirven las cámaras de vigilancia instaladas?

Se ha tardado casi 4 años en poner en marcha cámaras de vigilancia en al menos 11 monumentos públicos municipales de Valencia. Pero ya se ha demostrado su total ineficacia. Nadie mira las imágenes, porque nadie actúa. Vehículos de reparto aparcados a esacsos centímetros. Bicicletas atadas en los propios monuemntos, incluso pintadas en los mismos. Ni una sóla multa, ni una sóla denuncia.

La ausencia de denuncias y los problemas diarios dejan entrever que el visionado de las cámaras no lo realiza nadie ni nadie revisa las imágenes y pone en conocimiento policial los problemas.

Una concejalía de Gloria Tello totalmente a la deriva donde nadie parece cumplir su función, porque no hay cabeza, la concejal ausente del servicio mantiene el mismo en precario. No hay inspectores de patrimonio y sigue sin haber personal suficiente en museos y monumentos. Un Ayuntamiento a la deriva cuya irresponsabilidad es evidente y la falta de cumplimiento de las leyes igual de notoria. ¿Incapacidad manifiesta?