El vicealcalde de Valencia y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha explicado que esta medida se toma como consecuencia de la situación epidemiológica en la ciudad y el inicio del curso escolar donde «las autoridades sanitarias y educativas han establecido un protocolo muy complejo y muy detallado para separar a los alumnos y evitar el contacto entre diferentes grupos». Por este motivo, ha señalado Campillo, «hemos decidido reforzar estas medidas con el cierre a partir de mañana de las zonas de juegos infantiles de nuestra ciudad».

El Ayuntamiento de Valencia cerrará y precintará las 664 zonas de juegos infantiles de la ciudad, tal y como hizo durante el estado de alarma. Una medida de seguridad dirigida a la población infantil a la vista de las circunstancias actuales.

Areas de juegos infantiles cerradas pero parques abiertos

Campillo subraya que los parques y jardines continuarán abiertos, y que sólo se cierran temporalmente las áreas recreativas infantiles al aire libre mientras se mantenga la actual situación de repunte de la Covid-19.

La situación es muy diferente a la del Estado de Alarma donde la poblacióne staba confinada. Ahora cualquiera que tenga niños verá que tras el cierre de los columpios y áreas infantiles, los niños continuarán bajando al parque pero jugando con la pelota o la bicicleta. Una medida de difícil comprensión si tal y como asegura el vicealcalde estas zonas ya estaban siendo desinfectadas diariamente. Según relata Campillo por un dispositivo especial formado por 34 operarios y para el que el Consistorio ha invertido 147.000 euros. Ahora, «vamos un paso más allá para contribuir a evitar concentraciones en espacios reducidos y mantener la separación entre los niños y niñas«.

 El cierre de las áreas infantiles se cerrará hasta que baje la curva de contagios en la Ciudad.

Los primeros perjudicados fueron el ocio nocturno, luego los mayores y ahora los niños

El primer perjudicado por el repunte de contagios fue el cierre total del ocio nocturno. Un cierre bastante chapucero, porque la propia Generalitat tuvo que enmendar el Decreto hasta en dos ocasiones. La última fue la semana pasda tras comprobar que los bingos y salas de alterne permanecían abiertas al no estar contempladas en el decreto. Ahora están cerradas.

Luego fue el eliminar las salidas y als visitas a residencias de mayores, medida que se ha prolongado un par de semanas más. Ahora el Ayuntamiento cierra las áreas infantiles. Todo ello mientras se siguen celebrando conciertos, reuniones multitudinarias y eventos incluso promocionados cuando no organizado por las propias Administraciones Públicas.

Un inicio de curso polémico, donde el Alcalde y hasta 5 concejales y asesores estaban por encima de la normativa sanitaria

Ya el inicio de curso fue polémico, porque los padres no pueden entrar al recinto escolar por no ser personal del centro por protocolo sanitario. Pero en cambio, el alcalde, los dos vicelacaldes y dos concejales más, acompañados de asesores sí entraron hasta en un total de 4 centros escolares saltándose el mismo protocolo.