¿Quién ha quemado la Falla Regne de Valencia?

Esta mañana ha amanecido el cruce donde estaba hasta anoche la falla Regne de Valencia Duque de Calabria con las cenizas de la Falla.

Era una de las fallas cuyo artista Sergio Musoles había retirado gran parte de las piezas pero veía imposible de retirar las piezas centrales, una Lucrecia Borgia con un demonio encima de ella, la base de la pieza central de la Falla.

A las 5:30h de la madrugada ardía

Estas piezas aguardaban a ser quemadas «a puerta cerrada», pero según van pasando las horas, un acto vandálico la habría quemado. Sin bomberos ni policía ha ardido a las 5:30h. de esta pasada madrugada.

Los bomberos comunicaban la pasada semana a la comisión que ardería mediante un dispositivo «sin previo aviso». Algo incomprensible para todos no contar por lo menos con la Fallera Mayor, artista y Presidente. Son los que representan a los que la han pagado y quién la ha construído, al menos un poco de empatía.

Pero tras el decreto de estado de alarma, fuentes de Bomberos y Policía Local de Valencia reconocían que ahora no era una prioridad el quemar estas piezas, pasaba a ser un problema muy secundario.

Lucrecia y el demonio de su cabeza son las dos piezas que no se puedieron retirar.
fotografía: rr.ss. de la propia comisión fallera

Acto vandálico

Según apuntan fuentes de la propia comisión, lo que en principio parecía una «cremà a puerta cerrada» al final ha sido un acto vandálico. Una cremà sin presencia de bomberos ni de policía local, que podía haber provocado daños en edificios y arbolado. La suerte ha querido que tan sólo hayan daños en las vallas perimetrales de la falla. También a que las piezas que quedaban noe ran de volumen considerable, pero ha ardido sin ninguna medida de seguridad ni de protección.

Ribó tenemos un problema

Dejadez que podría haber provocado una tragedia de prender el arbolado cercano. Ahora nos quedan Na Jordana, Cuba Literato Azorín y la Falla Municipal. ¿Vamos a tener que lamentar daños?¿Es tan complicado tomar medidas y una decisión ya?

Sin decisiones concretas, unido a dejadez, un cóctel explosivo en los emplazamientos citados. Y Ribó como siempre, actuando tarde y mal. Igual sigue en la Ópera… De in dirigente político se espera que actúe con rigor y celeridad en momentos de crisis, no que esconda la cabeza y espere a ver qué hace el resto de administraciones para ampararse bajo sus faldas de otras administraciones.