La última pierda en el camino que ni se esperaba el concejal Carlos Galiana es la de su predecesor en el cargo y compañero del equipo de gobierno y partido, Pere Fuset.

Pere Fuset recrimina a Galiana la decisión personal contra los pirotécnicos. En sus redes sociales ha hecho público su malestar y afirma en voz alta «ha de tenerse algo de empatía con este sector».

Puyita de Fuset a Galiana de admirar

Fuset le recuerda a Galiana que si es seguro estar dentro de una sala de teatro con mascarilla ( recuerden que Galiana es actor de teatro), es seguro disparar un castillo.

Fuset en un verdadero gesto que ha de reconocerse, al César lo que es del César, habla de la pirotecnia como #CulturaSegura

Las redes sociales buyen contra un Concejal que se ha vuelto a esconder tras la careta. Esta vez utiliza de excusa a la Consellería de Sanitat para denegar algo en lo que se había comprometido.

Esta vez el mundo fallero ya pide su cese inmediato, y eso que ni siquiera ha vivido unas Fallas. El concejal que fue presidente de Falla, ha mostrado su total desconocimiento del mundo fallero, con lo que habría que poner en duda hasta su papel cuando fue presidente de falla o si simplemente bordó su papel como buen actor…

Las Fallas y los pirotécnicos nos e merecen más humillaciones ni que alguien piense que son su sortijo personal, y puede decidir como César de las Fallas, y su reprobación está más próxima de lo que ni siquiera Galiana se espera.

Galiana impone quan Cesar

Carlos Galiana, al igual que su actuación en el Ayuntamiento ha convertido Junta Central Fallera y las Falals en su cortijo personal, hasta se permite amenazas provinentes de su equipo a los medios para obligarles a ser «altavoces del César». Un ataque directo a la libertad de expresión y a las libertades propios del mejor dictador.

Esta vez las consecuencias de sus actos han desatado una polémica tan grande que difícilmente podrá salir indemne, no ha aprendido nada de su predecesor Pere Fuset. Fuset, que a pesard e todas sus polémicas ya un amplio sector fallero pide vuelva para que se vaya Galiana, incluso olvidando sus polémicas.

Nadie nos podemos imaginar unas Fallas sin pirotecnia y sin pirotécnicos valencianos, el y Ribó tampoco

Ribó callado y desaparecido

De nuevo, ante una polémica fallera de primer órden, el alcalde calla, se esconde y espera que amaine la tormenta. Un sector el fallero, que poco le importa y al que contenta con sus ínfimas aparaciones por obligación.

¿Dónde está al alcalde de todos y todas? Pues continúa gobernando para unos pocos, cada vez menos, los que le apoyan y cada vez los que recriminan su falta total de diligencia y nula transparencia.

¿Será Galiana una estrella fugaz?¿Podrá celebrar unas Falals como concejal o ni siquiera podrá después de sus polémicas?