El nuevo rastro toma forma con las sombra de los manteros

Plano del nuevo rastro

El espacio tiene 12.000 metros cuadrados y está situado en Beteró. Una parcela que linda al Norte con la Av.d e los Naranjos, al sur, con el Barrio Grupos Virgen del Carmen, al este con la Calle Luis Peixó y el tanatorio de Tarongers y al oeste con el Polideportivo de Beteró y el Cementerio del Cabanyal. El nuevo rastro toma forma con las sombra de los manteros

Una parcela que dará lugar a 517 puestos y que se abrirá en novembre después de una inversión municipal de cerca de 1,5 millones de €.

Obras de la parcela que albergará el nuevo Rastro. Al fondo, Tanatorio de Tarongers

Este nuevo espacio para el mercadillo de los domingos y festivos estará vallado en su perímetro y podrá utilizarse el resto de días para otros fines.

Otra vista de las obras

El rastro actual se halla en terrenos del Valencia CF como es la Plaza del Luis Casanova junto al Mestalla. Allí, al menos, el arbolado de décadas da cobertura y sombra a la mayoría de los puestos, El nuevo espacio se plantarán árboles pero tardarán en dar sombra.

La venta de material robado a erradicar por parte del Consistorio

Uno de los problemas a erradica por parte del Consistorio es la problemática de las decenas de productos robados y sustraídos que se venden en los alrededores del rastro actual sobre las 4-5.00am, antes de la celebraciónd el rastro, cuando aún la policía local no ha hecho acto de presencia.

Trapas del suelo desaparecidas en las aceras de los alrededores

Más deberes a realizar por el Consistorio

Zona de aparcamiento llena de suciedad

El nuevo rastro toma forma con las sombra de los manteros. Otro de los problemas de la nueva ubicación es que no hay zona donde aparcar, excepto un aparcamiento propiedad de la Universitat y cuyo cuidado y mantenimiento deja mucho que desear. Por cuanto la suciedad es evidente se acumula.  Si se va a utilizar, porque no está vallado, se habrá de limpiar de forma constante, cosa que ahora no sucede.

Calle sin entrada y sin salida, con contenedores y suciedad y con un ramal del tranvia

Junto a esta zona de aparcamiento hay una calle sin entrada y sin salida y los restos de la alquería que se demolió hace años a espaldas del cementerio del Cabanyal. Esta parcela se deberá de limpiar igualmente.

Otra vista de la calle sin entrada y sin salida junto a la valla del Cementerio

Sombra de los manteros en la nueva ubicación

El nuevo rastro toma forma con las sombra de los manteros. Así, otra de las sombras que acechan al nuevo rastro es que la anterior corporación quería allí ubicar un «mercadillo de manteros», una zona donde puedan ejercer su actividad «ilegal». Un sinsentido, que en la anterior corporación se aprobó de la mano de la Concejalía de Migración que llevaba Podemos. Ante esta situación Galiana, que es el concejal de comercio, de Compromis, que votó a favor de esa aprobación, aseguró en 2018, podían tener espacio en este nuevo emplazamiento.

Alquería demolida hace años. Los escombros se acumulan desde hace más de 5 años. Detrás, la sección 4ª del Cementerio del Cabanyal