Carlos Mundina “Ruina de la Alquería del Beato Gaspar Bono, víctima del vandalismo y del abandono municipal”

Ubicada junto al Jardín Botánico, la alquería está protegida como Bien de Relevancia Local en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de la ciudad de Valencia, con la categoría de Espacio Etnológico de Interés Local.

Cinco años después de su adquisición, el Gobierno municipal sigue sin impulsar la rehabilitación de este edificio histórico, faltando a su deber legal de conservar en condiciones óptimas el patrimonio histórico de la ciudad

Carlos Mundina, ha denunciado el deterioro que sufre la alquería de la calle Beato Gaspar Bono, junto al Jardín Botánico.

En la actualidad, el edificio histórico ofrece una imagen de completo abandono: los grafitis cubren totalmente la fachada, cada vez existe más suciedad en la parcela y los asentamientos han vuelto a la zona tan sólo unos días después de eliminarse por el inicio de las obras de apertura de la citada vía.

Asimismo, hasta hace poco tiempo, el Gobierno municipal permitía el estacionamiento de vehículos junto al propio monumento, con el consiguiente riesgo para su integridad en caso de incendio de alguno de ellos.

A la vista de lo anterior, los populares presentarán una moción a la próxima Comisión de Gestión de Recursos para recuperar el esplendor de esta construcción del siglo XVIII, con ocasión del ajardinamiento del antiguo solar de Jesuitas.

Igualmente, pedirán a la Comisión de Cultura que, tras su rehabilitación, la alquería albergue la Colección Entomológica “Torres Sala” y la Colección Malacológica del Doctor Siro de Fez, actualmente cerradas al público.

  • Como recuerda el concejal popular Carlos Mundina, la Alquería del Beato Gaspar Bono formaba parte del antiguo arrabal de Quart, constituyendo en la actualidad uno de los pocos vestigios de la arquitectural rural que todavía perduran en las inmediaciones del centro histórico.

Al igual que otras muchas construcciones agrícolas, con el paso del tiempo la citada alquería perdería su función originaria, quedando integrada dentro de la trama urbana consolidada tras el vertiginoso crecimiento de la ciudad más allá de sus murallas.

Su indudable valor etnológico le valdría su inclusión en el Plan Especial de Protección de los Entornos de los BIC Jardín Botánico, Templo Parroquial de San Miguel y de San Sebastián, y Torres de Quart, aprobado en septiembre de 2019, pasando a formar parte del Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de Valencia, con la categoría de Bien de Relevancia Local.

  • Desgraciadamente, “la protección patrimonial de la Alquería del Beato Gaspar Bono no ha llevado aparejada la rehabilitación y la puesta en valor de la misma, degradándose rápidamente con el transcurso de los años”, ha señalado Carlos Mundina.

Tanto es así que en el año 2014 el Ayuntamiento de Valencia se vería obligado a actuar, con carácter urgente, para evitar el derrumbamiento de este edificio, apuntalando, a tal efecto, su estructura. Estos trabajos se verían acompañados por la limpieza de la parcela, así como por el tapiado de los accesos y de parte de las ventanas del inmueble, como medida precautoria ante eventuales robos y ocupaciones ilegales. Dos años más tarde y, en concreto, en octubre de 2016, la Alquería del Beato Gaspar Bono pasaría a ser de titularidad municipal, tras ser cedida gratuitamente al Ayuntamiento de Valencia por su anterior propietario, la Compañía de Jesús.

Cinco años después de su adquisición, el Gobierno municipal sigue sin adoptar todas las medidas necesarias para evitar el progresivo deterioro y la destrucción de este Bien de Relevancia Local, incumpliendo, así, las Recomendaciones del Síndic de Greuges de 29 de agosto de 2014 y de 6 de mayo de 2019, y, lo que es más grave, faltando al deber legal que le corresponde como poder público de conservar en condiciones óptimas el patrimonio histórico de nuestra ciudad (artículo 46 CE).

“A pesar de estar incluida en el Plan de Intervención de Edificios Municipales de Valor Patrimonial y Social, el Ayuntamiento no ha realizado ninguna inversión en la Alquería del Beato Gaspar Bono desde el impulso en 2015 de este Plan, no existiendo tampoco consignación presupuestaria ni plazos concretos para su rehabilitación”, ha desvelado Mundina, quien ha lamentado la falta de visión del equipo de gobierno, al no aprovechar una oportunidad histórica, como es la convocatoria del concurso para el diseño del futuro Jardín Trini Simó, para rescatar el citado inmueble de la ruina.

  • Carlos Mundina ha censurado que, como en tantos otros inmuebles de titularidad municipal de la ciudad, el equipo de gobierno siga sin definir el uso concreto al que se destinará esta alquería.

Sobre este asunto, los populares plantearán en su moción que, tras su rehabilitación, ésta albergue, con carácter permanente, la Colección Entomológica “Torres Sala” y la Colección Malacológica del Doctor Siro de Fez, entablando, a tal fin, las oportunas conversaciones con la Diputación de Valencia, en su condición de propietaria de las mismas.

Como recuerda el edil popular, en el pasado ambas colecciones se exponían al público en el Museo Valenciano de Historia Natural (MVHN), en el número 15 del Paseo de la Petxina. Sin embargo, tras la liquidación de la Fundación Torres Sala por acuerdo de febrero de 2017, éstas se trasladaron, en parte, al municipio valenciano de Alginet, mientras que las que todavía se custodian en la primera planta del MVHN quedaron únicamente abiertas para investigadores e intercambios con otros museos y centros de investigación, eliminándose, en cambio, el régimen general de visitas.