Aarón Cano inicia la «Operación maquillaje» para la Policia Local de Valencia

La «Operación maquillaje» del concejal Aarón cano está en marcha. O lo que es lo mismo, cómo demostrar que uno hace cosas. La idea es escuchar a los vecinos para darles soluciones. Unas soluciones que pasan porque NO HAY PLANTILLA  de Policías Locales. De hecho después de 6 años por fin se incorporarán nuevos agentes.

Unas cuentas de agentes que no salen.

Unido al envejecimiento de la plantilla de agentes se une su escasez total. El Consistorio debe más de 60.000 horas extras a los agentes. Estos e une a que las «supuestas incorporaciones» ni cubren las jubilaciones de estos años venideros. Con lo que la plantilla seguirá menguando año a año por la falta totald e rpevisión y compromiso.

El maquillaje es tratar de prometer algo que se sabe,a priori, no se podrá cumpli. Pero la foto de escuchar queda muy bonita. Calco exacto de la que Ribó se hace cada pocos meses con los vecinos de «Amics de la Malva» donde les «premia» quitando patrullas de policia local.

El concejal empezará en Torrefiel una ronda de visitas a los barrios para presentar una nueva «reestructuración del cuerpo». Todo menos aumentar los agentes.

El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, iniciará, el jueves 28 de noviembre, en Torrefiel la ronda de visitas. Unas visitas que va a realizar a todos los barrios de la ciudad para conocer, «los problemas de convivencia en el momento y en el lugar. También para escuchar a sus vecinos y buscar las soluciones». Algo que se antoja muy complicado dada la escasez total de agentes.

Ordenanzas y decálogos de convivencia son las soluciones inútiles que se dan desde el Consistorio, donde luchan contra el gamberrismo con decálogos que muestran su inutilidad.

Ayer se reunió el concejal Aarón Cano con la junta directiva de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia. A quienes les ha trasladado el borrador de la nueva Ordenanza de Convivencia «para que realicen sus aportaciones».

Unos decáloos y ordenanzas que se han demostrado totalmente inútiles en zoans como las del Cabanyal. Donde luchar contra la venta de drogas y fiestas nocturnas improvisadas a altas horas en medio de la calle e ha mistrado imposible conestas ordenanzas que nadie cumple. El incivismo no se combate con papelitos y normativas, si no con medidas correctoras y la aplicación de la ley. pero cuando quienes han de aplicar la ley están más que extasiados de la sobrecarga de trabajo, tenemos un problema.

No es difícil encontrar en Valencia a un vecino que ha llamdo a la Policía Local por un problema de botellón o de convivencia, y nunca han acudido los agentes. De hecho, no pueden porque directamente no hay agentes suficientes.

Las buenas palabras del concejal, chocan luego con su inacción en la calle. Así Aarón cano ha manifestado que «Vamos a realizar estas visitas por todos los barrios de la ciudad durante los próximos cuatro años, de forma periódica». Que ha destacado la importancia de «pisar la calle, escuchar a los vecinos». Cano también ha incidido en la idea de que es «fundamental conocer in situ los problemas que se generan entre el vecindario para garantizar los derechos y libertades de la ciudadanía. También para que todas las personas puedan desarrollar su proyecto de vida».

Desmantelaron los GOES y ahora crean los UCOS día. Marenado la perdiz para no abordar el problema real.

Cano, ha añadido, «conseguiremos que esta ciudad aumente sus niveles de bienestar  y la seguridad ciudadana». Con este objetivo también se ha restructurado la Policía Local de València que contempla, por ejemplo, la creación de la Unidad de Convivencia y Seguridad Diurna (UCOS DÍA).

Todo esto después de desmantelar su predecesora Anaïs Menguzatto la unidad especial GOES, y con unos índices de delincuencia que suben y suben en el Cap i Casal.

La «Operación maquillaje» sigue en marcha. Al igual que la «supuesta comisaría» de la zona 0 del Cabanyal, abierta un par de horas al día con un sólo agente y una mesa y una silla… Las apariencias y la foto lo son todo en política, la realidad y los problemas parecen no importan.