El Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA, del Hospital Clínico de València, participa en un ensayo internacional, multicéntrico y aleatorizado sobre el uso del fármaco olaparib, tras quimioterapia, en cáncer de mama localizado HER2 negativo con mutaciones germinales en los genes BRCA1/2. Que ha demostrado un aumento de la supervivencia tras el tratamiento durante un año. Si bien se requieren aún más estudios para ratificar estos resultados y valorar a qué subgrupo de pacientes beneficia en mayor medida.

Las conclusiones de este estudio -‘OlympiA. A phase III, multicenter, randomized, placebo-controlled trial of adjuvant olaparib after (neo)adjuvant chemotherapy in patients with germline BRCA 1/2 mutations and high-risk HER 2 negative early breast cancer’-. Que acaban de presentarse en el marco del 57º congreso anual de ASCO (American Society of Clinical Oncology). Y se han publicado simultáneamente en The New England Journal of Medicine. Abren las puertas a una nueva terapia dirigida en el cáncer de mama localizado hereditario.

Asimismo, en el año 2020 se diagnosticaron un total de 34.088 nuevos casos de cáncer de mama en España, siendo este tipo de tumor el más frecuente entre las mujeres en nuestro país. Se estima que entre el 5% y el 10% de los cánceres de mama son hereditarios. Y, de estos, los más frecuentes son debidos a mutaciones en los genes BRCA1 y 2. Los genes BRCA 1 y 2 se encargan de reparar el ADN (nuestro material genético). Que está sometido a continuas modificaciones. Si existe una mutación en BRCA1/2, el ADN no se repara correctamente y existe un aumento de riesgo de cáncer de mama y de ovario, fundamentalmente.