Feijo arrasa en Galicia y VOX entra en el Parlamento Vasco

El Partido Popular gallego revalida la mayoría absoluta

Alberto Nuñez Feijóo ha revalidado la mayoría absoluta en la Comunidad Autónoma Gallega mejorando los resultados obtenidos en los últimos comicios, cabe destacar la desaparición del arco parlamentario gallego de la formación En Marea Podem, la franquicia de Unidas podemos ha sufrido un varapalo tremendo que les ha llevado desde los 14 escaños a 0 en los comicios celebrados ayer.

El Partido de Santiago Abascal consigue entrar en el Parlamento Vasco, PP y Ciudadanos se hunden electoralmente

Por lo que respecta al País Vasco, vuelve a conseguir la victoria el PNV, que aumenta su representación, pero que para gobernar tendrá que coaligarse con otros. Presumiblemente será de nuevo con el PSE-PSOE.

Un PSE-PSOE que aumenta aunque de forma tibia su representación en el parlamento vasco. Mientras que el experimento de PP+ Ciudadanos no ha salido. De hecho la unión de ambos no suma, sino resta. Así el PP se deja 4 escaños respecto a la legislatura pasada a pesard e que en estos comicios iba en coalición con Ciudadanos.

Gran avance de EH Bildu que recoge los votos perdidos de Podemos-IU que sufren un duro varapalo electoral.

Por su parte VOX consigue con 17.000 votos un escaño por Álava, consiguiendo entrar  justo en el parlamento vasco.

En clave nacional habrá que revisar lo sucedido

En clave nacional habrá que repensar y analizar muchas cosas. Lo primero será que Podemos lleva acumulados numerosos varapalos, cada vez más severos, pero su Secretario General sale indemne llama al análisis pero no se mira a sí mismo. Pablo Iglesias está muy cómodo con su vicepresidencia del Gobierno, a pesar de haber abandonado muchos de los postulados que defendía Podemos hace escasos años.

También los líderes del PP y Ciudadanos habrán de revisar sus pactos y ver si continúan con su suma en las próximas elecciones catalanas visto el mal resultado en el País Vasco.

De nuevo cuando escuchas a los líderes valorar los resultados, todos se sienten ganadores y los que más votos se dejan como mucho dicen «el resultado no ha sido bueno».Algo no funciona en los partidos, o quizá es que las estrusturas y sus dirigentes están muy alejados de la reliadad de las calles. incluso los que se denominaban antisistema, se comportan como la casta que denunciaban.