La alta presión hospitalaria ha obligado a actuar de urgencia a la Conselleria de Sanitat. Así, el pasdo lunes, la Consellera Ana Barceló aseguró que ya se estaban preparando camas en los hospitales de campaña aún por estrenar.

280 camas acondicionadas

La Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública ha acondicionado un total de 280 camas en los hospitales de campaña de la Comunitat Valenciana. Estas camas servirán para aliviar la presión en los departamentos de salud más afectados por el incremento de hospitalizaciones asociadas al repunte de casos de coronavirus.

Por provincias, se han habilitado:

  • 80 camas en el hospital de campaña de Alicante junto al Hospital General de Alicante.
  • Otras 80 en el de Castellón junto al Hospital General de Castello.
  • 120 en Valencia en las carpas junto al Hospital la Fe de Valencia.
La Conselleria de Sanidad acondiciona 280 camas en los hospitales de campaña
La Conselleria de Sanidad acondiciona 280 camas en los hospitales de campaña

¿Los hospitales de campaña no estaban preparados desde junio?

Llama la atención esta cifra de camas preparadas por cuanto la capacidad con la que fueron construídos era de 800 camas en las carpas. Aunque la Consellera Bravo aseguraba que las características de estos centros permitirían llegar a las 1.100 camas. Ahora de esas 800 camas disponibles sóo se han preparado 120 en Valencia, y 80 en Castello y Alicante. Un total de 280 camas. Un 35% de su capacidad.

La Conselleria de Sanidad acondiciona 280 camas en los hospitales de campaña

Otros problemas por resolver en los Hospitales 7 meses después

Uno de los problemas por resolver de los hospitales de campaña fue que el contrato de adjudicación era de 8 millones de euros. Al final hubo un sobrecoste de cerca del 25%. La propia Generalitat Valenciana aseguró que el coste estaría en torno a 10 millones. La empresa reclamó a la Consellería de Justicia ( al adjudicataria) por servicios y obran no contempladas en el contrato inicial.

La adjudicación se hizo sin concurso público ni publicidad y vía «contrato de emergencia». Con lo que fue una adjudicación directa ( a dedo).

Posteriormente se hubo que dotar de material sanitario a las tres infraestructuras. Con lo que el coste final superó los 15,5 millones de euros. Casi el doble de lo previsto inicialmente.

Según parece además, las máquinas de refrigeración de frío y calor estarían en régimen de alquiler, así como otros equipos necesarios, que elevarían la factura hasta los 16 millones de euros.

¿Para qué han servido?

De momento han servido para realizar pruebas PCR y así no hacer entrar en los hospitales a las personas que podrían estar contagiadas por COVID. Haciendo un circuito completamente diferenciado. Allí se han tomado muestras.

¿Para qué se van a utilizar?

Estas camas están pensadas para derivar a pacientes COVID-19 positivos, confirmados por PCR, con situación clínica leve o moderada, previamente ingresados en hospital de agudos. De este modo, prevemos ganarle espacio al propio hospital matriz del que depende el hospital de campaña. No se trata de llevar las camas UCI a los hospitales de campaña”, explica la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló.

También servirán de estancia y lugar de tratamiento de pacientes que no puedan guardar cuarentena o tratamiento en su domicilio o con sus  convivientes. Así como para aquellos que no puedan ser atendidos en sus hospitales de referencia por tener estos una alta ocupación.

Las patologías que se atenderán en los hospitales de campaña serán pacientes mayores de 18 años con ingreso por neumonía por COVID en fase de resolución de la enfermedad (la insuficiencia respiratoria debe poder corregirse con flujos bajos de oxígeno). Así como pacientes que podrían recibir el alta hospitalaria, pero se ven obligados a permanecer temporalmente hospitalizados por imposibilidad de mantener medidas de aislamiento adecuadas.

Criterios a seguir para la hospitalización en estas carpas

Los criterios para la hospitalización y ocupación de estos nuevos puestos hospitalarios serán:

  • Cercanía a la zona de acceso.
  • Cercanía a las diferentes salidas de emergencia.
  • Disponibilidad de conexiones a la red de oxígeno.
  • Módulos que faciliten las dinámicas de trabajo.
  • Lugares con mejor asilamiento respecto de fuentes de ruidos y luces exteriores.