La Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad va a invertir 6,76 millones de euros en el acondicionamiento de la carretera CV-35 en los términos municipales de Tuéjar, Titaguas y Aras de los Olmos.

  • Las obras, que están incluido en el proyecto de presupuestos de la Generalitat de 2021, se licitarán el próximo año.
  • Arcadi España destaca el incremento de la seguridad y la dinamización de esta zona.

El responsable de la Conselleria, Arcadi España se ha reunido con los alcaldes de Titaguas, Ramiro Rivera, y Aras de los Olmos, Rafael Giménez. Les ha informado que «se está preparando el expediente para licitar el próximo año, las obras de acondicionamiento de este tramo de la CV-35».

Asimismo, ha destacado que la inversión prevista se ha incluido en el proyecto de presupuestos de la Generalitat para 2021. Tendrán un plazo de ejecución de 18 meses.

Según ha señalado el conseller de Obras Públicas, «esta actuación se enmarca en el objetivo de la Conselleria de mejorar la seguridad vial de la red de carreteras de la Generalitat Valenciana».

Además, ha añadido, «desde el Consell estamos trabajando para revitalizar los municipios del interior. Es fundamental para su desarrollo económico y asegurar el bienestar de los vecinos y vecinas de estas zonas. Se busca que cuenten con infraestructuras de calidad que faciliten sus desplazamientos cotidianos, sus quehaceres de cada día».

Así ha explicado que el proyecto de la Conselleria en esta zona de la CV-35 se estructura en tres tramos: Alto de la Montalbana, acceso sur a Titaguas, y el tramo Titaguas-Aras.

En el Alto de la Montalbana el problema de falta de visibilidad derivado de un cambio de rasante se resolverá al modificar el trazado y suavizar la pendiente. Mientras que en el acceso Sur al núcleo urbano de Titaguas, el problema es de seguridad vial por la velocidad excesiva de los vehículos. Se corregirá con la construcción de una glorieta en la confluencia de las carreteras CV-35 y CV-345 a Alpuente.

Por último, el tramo Titaguas-Aras de 8,5 kilómetros de longitud presenta una problemática específica debido fundamentalmente a la insuficiencia del trazado. Cuenta con numerosas curvas de radio reducido y fuertes pendientes. Así como irregularidad de la sección transversal, en la que no hay ni arcenes ni bermas. También presentan problemas puntuales en relación con el drenaje.

El acondicionamiento, que procurará minimizar la afección sobre el entorno, mantendrá un ancho de seis metros en la calzada, con un arcén de un metro, y se regularizará la geometría, en la que se habilitarán sobreanchos para las curvas, También se dispondrán de cunetas de seguridad y se proyectarán nuevas estructuras para la mejora del drenaje en los barrancos de La Tejería, El Regajo y Travenilla.