Los Bloques Portuarios siguen sin soluciones reales a su degradación

Los Bloques Portuarios siguen sin soluciones reales a su degradación. Así, varias entidades afines a Compromís denuncian que a varias familias se les ha efectuado por parte de Iberdrola un corte de luz «sin aviso previo».

Esta situación ha demostrado que tal y como indican otras entidades del Cabanyal Canyamelar y Cap de França, la mayoría de viviendas del bloque se hallan ocupadas y con enganches ilegales a la luz.

Desde Iberdrola aseguran «no se ha comunicado nada ya que no hay ningún contrato en vigor». Con lo que la única explicación es que esas personas estuvieran enganchadas a la luz de forma ilegal.

Sin soluciones reales

Un Bloque afectado por dos procesos de expropiación: uno el Plan del Cabanyal y otro por el canal de acceso norte al puerto de Valencia. En cuanto al Plan del Cabanyal, en los últimos planos existentes parece que se aboga por dejar el bloque según consta en planos y dibujos, pero no hay ninguna conformación oficial. Los Bloques Portuarios siguen sin soluciones reales a su degradación.

La realidad es que es un foco de degradación total, donde se ha permitido la ocupación de sus viviendas sin control. Actualmente las puertas de los edificios, de los patios han sido robadas, y la suciedad es constante. Los vecinos denuncian ventas de drogas al menudeo, siendo un foco de degradación.

El Ayuntamiento lo solventa con unas instalaciones deportivas de primer nivel

Unas instalaciones junto a un foco problemático de suciedad y degradación. Los desaparecidos servicios sociales no actúan sobre el foco, y es la propia Generalitat valenciana la que habla de «arreglar» la situación.

Pero al realidad es que los inmuebles que se rehabilitaron con escuelas taller y prometidos se destinarían a viviendas sociales se venden a precio de mercado. El Ayuntamiento especula con esas viviendas como una inmobiliaria más, en vez de destinarlas a parque público de viviendas. Unas viviendas prometidas muchas veces pero que nunca llegan. Siempre se fiana  futuro esas viviendas.

Los vecinos ya no se creen las promesas que nunca llegan

Realojos, ayudas, pero al realidad es que el incivismo y la delincuencia sigue y persiste en el entorno del Cabanyal, canyamelar, Cap de França.

Incluso la Malvarrosa y el Grao están aumentando la inseguridad, la venta de drogas y la delincuencia. estos e combate con amplias aceras, con arbolitos y con proyectos que se eternizan. La realidad es que no se actúa sobre el foco del problema. Hay dos núcleos muy diferenciados de personas necesitadas.

Aquellas personas que demandan una vivienda social y necesitan ayuda de las instituciones dada su precariedad financiera y que siguen a la espera. Esto es el en Marítimo cerca de 500 familias.

Pero también hay familias que aprovechan la situación y ocupan viviendas degradando el barrio. Son en su mayoría mafias de gitanos rumanos y otras personas que han aprovechado para hacer su negocio de venta de drogas y para engancharse a la luz y provocar incivismo.

Las soluciones de Ribó

Aplicar decálogos de convivencia inútiles, que no solventan los problemas de convivencia de los que se ha demostrado que no quieren convivir, sino degradar. Por contra, abandona a las familias que sí necesitan ayuda de las instituciones y sigue sn ofertar un parque público de viviendas. Compromís abandona a las personas otra vez.

Todo esto contrasta con que ciertas personas se han hecho con muchos edificios en la zona, especialmente aquellas personas que dirigían colectivos muy críticos hoy desaparecidos, y han hecho negocio. La realidad es que la zona está siendo adquirida por fondos buitre y fondos de capital extranjero. Todos estos grupos fomentan los pisos turísticos, hoteles, y alternativas diferentes a las residenciales.

La realidad choca con las promesas realizadas. Compromís ha traicionado a sus votantes y hasta a su ideología

Las personas están siendo expulsadas de sus barrios, y el precio del alquiler y venta ha subido de manera espectacular. Con lo que la «turistificación» está siendo provocada por el propio Ribó y Compromís, con apoyo del PSPV y en su día de Podemos. Algo inaudito.

La realidad es que cada vez desaparecen más comercios tradicionales y vive menos gente, y cada vez se ven más turistas y negocios enfocados hacia ellos. ¿Un plan pensado o sólo una consecuencia de la mala gestión?…