Las instituciones valencianas olvidan el patrimonio cultural.

Las instituciones valencianas olvidan el patrimonio cultural. Así lo denuncian el Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural en sus redes sociales.

Las denuncias continuadas por parte de este grupo defensor del patrimonio inlcuso las llamadas a la atención desde el Sindic de Agravios no hacen actuar a las administraciones valencianas.

Fotografia del Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural del pretil del Turia

Las cámaras de vigilancia de los principales monumentos en el olvido. Otro compromiso incumplido que se suma a la lista.

Para acallar las críticas por los continuos actos vandálicos a los principales monumentos valencianos, y la reprimenda del Sindico de Agravios hizo plantear al Ayuntamiento de Valencia poner cámaars de vigilancia en torno a los principales monumentos de la Ciudad. Se comprometió hace un par de años a elaborar un plan, convocar un concurso y licitar las obras necesarias para colocar estas cámaras para proteger a los monumentos. Dos años más tarde, ni proyecto, ni licitación, ni cámaras. Un compromiso más incumplido para el haber del Ayuntamiento.

Fotografia del Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural

Denuncia de dejación de funciones por parte del Círculo para la Defensa y Difusión del patrimonio cultural contra las instituciones valencianas.

El Círculo para la Defensa y Difusión del patrimonio cultural es muy crítico con esta actitud de las instituciones valencianas. Así, indica «Un mes de agosto en el que han habido infinidad de agresiones y nuevas pintadas en bienes protegidos. Como es el caso del puente de San José y los tramos de los pretiles del río Turia próximos«.

A ello hay que sumar la falta de limpieza y mantenimiento regular en todo el antiguo cauce del río Turia, sus pretiles y sus puentes históricos según denuncia el Círculo. «Es una cuestión que favorece el crecimiento de plantas y todo tipo de vegetación que terminan afectando de diversos modos a estos bienes protegidos».

Fotografía del Círculo que refleja el crecimiento de plantas sobre monumentos.

Añaden que «este desinterés y permisividad crónicos la arrastramos desde hace lustros. Son el caldo de cultivo perfecto para que los delincuentes sigan pintando una y otra vez nuestros monumentos protegidos. Todo ello sin que haya castigo, sanción y responsabilidad PENAL, al tratarse de delitos contra nuestro patrimonio, tipificados en el Código Penal.»

Denuncian otra vez la impunidad, degradación,  suciedad, y tardanza en la eliminación de las pintadas, etc.

«Transmiten la sensación de que poco o nada le importa este tema a los responsables del Ayuntamiento de Valencia y son un aliciente para estos pintamonas, que siguen burlándose de las autoridades, causando daños y destrozos que termina pagando el contribuyente con sus impuestos«. Añaden tajantes.