Amparo Marco es «apartada» por el Consejo Rector de A Punt.

Las cifras de audiencia no mejoran, los gastos se disparan y la parrilla es cada vez menor en A Punt. Las empresas de audiovisuales advierten de la baja calidad de los escasos programas de producción propia de A Punt, la televisión pública valenciana.

Este verano tiran de «archivo de Canal 9», y venden como novedades series de otras cadenas como la ITB3 de Baleares o TV3 de Cataluña. La producción de programas cae bajo mínimos y se disparan los gastos en la Televisión Pública.

Audiencia mínima, producción irrisoria y gastos disparados

Está muy lejos de cumplirse con los objetivos y programas marcados por la propia Marco para A Punt. Ya a finales de año se hizo público que el gasto en personal incumplía la propia ley de creación y que los datos de audiencia eran tan escasos.

A principios de año, además se hizo público que de lo presupuestado como ingresos publicitarios para A Punt, no se había cumplido ni un 10%, con lo que se ha pagado a una empresa nueva para que gestione esa publicdad y aumente los ingresos. También se ha gastado en publicidad grandes sumas.

De Canal 9 (TelePP) a A Punt ( TeleOltra y TelePuig). Mismos errores

Es un barco a la deriva, de un canal que nació ya con una tara considerable. Parece que Oltra y Puig no aprendieron nada de Canal 9. Hemos pasado de TelePP a TeleOltra y TelePuig, mismos errores que el pasado.

Las denuncias por la falta de imparcialidad son constantes y por la censura instaurada por una directora Amparo Marco. Marco era la redactora de TV3 en Valencia y en sus redes sociales hacía guiños y mostraba su querer por Mónica Oltra y Compromis.

Amparo Marco. De tv3 a dirigir A Punt. Una apuesta personal de Monica Oltra

A Punt un pozo sin fondo y Amparo Marco, parece la responsable de todos los males de A Punt

Ahora es un nuevo pozo sin fondo de dinero público que cuesta cerca de 70 millones de euros al año y cuya audiencia y producción es tan escasa que es irrisoria.

Esta misma semana el consejo rector ha tomado las riendas de la programación y empieza a dilucidarse el cese de Marco, de la que acusan de todos los males de la cadena. Una apuesta del propio Consejo rector, que tiene presencia de personas propuestas por los partidos políticos, sindicatos y la propia Generalitat Valenciana.

La directora de A Punt. Amparo Marco

Barco a la deriva que dificilmente podrá ser enderezado

Sólo queda esperar a que definitivamente culpen a Amparo Marco de todos los males y la destituyan, pero es un barco el de A Punt que a un año de su inicio de emisiones ya es un  portaaviones a la deriva que dificilmente podrá ser enderezado si no es con una profunda restructuración. Un simple cambio en la dirección no garantiza la calidad, ni la información, ni la imparcialidad, y parece que volveremos a ver un pañuelo usado como altavoz del Palau de la Generalitat, un pañuelo a su gusto.