El concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Valencia, Borja Sanjuán, y la concejala de Hacienda del Ayuntamiento de Barcelona, Montserrat Ballarín, han mantenido esta mañana una reunión telemática con los portavoces de Hacienda y Presupuestos del grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados, Patricia Blanquer y Montserrat Mínguez García. Todo ello para coordinar los trabajos de modificación de la Ley de Mecenazgo que permita cobrar a la Iglesia impuestos municipales por las actividades económicas que desarrolla.

En el encuentro, Sanjuán ha explicado el trabajo desarrollado por el Ayuntamiento de Valencia desde 2015. Para poder cobrar impuestos a las confesiones religiosas por todas aquellas actividades por las que obtienen un beneficio económico. Tal y como ha avalado la Justicia Europea y ya han reconocido algunos tribunales españoles. “Hoy hemos mantenido una reunión desde la Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Valencia y la Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Barcelona con los portavoces de Hacienda y Presupuestos del grupo socialista en el Congreso de los Diputados. El objetivo es coordinarnos para acabar con los beneficios fiscales injustos que en España está recibiendo a día de hoy la Iglesia Católica. Que está dejando de tributar por unas actividades económicas por las que sí que paga cualquier autónomo o empresario”. Ha manifestado el concejal Borja Sanjuán tras el encuentro telemático.

El concejal ha subrayado que las administraciones están haciendo ahora un esfuerzo “para intentar adaptar esta normativa a lo que ya dice el derecho de la Unión Europea. Defendemos desde estos ayuntamientos y es que a igual actividad económica igual tributación. Hasta la fecha esos beneficios son del todo ilegales. Lo que necesitamos es clarificar la norma para dar cobertura a lo que ya están diciendo los tribunales dando la razón a nuestros ayuntamientos”.

Modificación de la ley sólo para amparar este tributo a la Iglesia en aquellas actividades que conlleven un beneficio económico

La modificación de la Ley de Mecenazgo en la que están trabajando los ayuntamientos de Valencia y Barcelona en el marco de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) afectaría exclusivamente a las actividades económicas que se realizan directamente por confesiones religiosas o en inmuebles de su propiedad. Por tanto, colisionarían con la libre competencia al estar exentas actualmente de cualquier tipo de tributación en contra de los dictámenes de la Justicia Europea. Todas las actividades sociales o vinculadas con el culto, por su parte, mantendrían todos los beneficios fiscales que les otorga la Ley de Mecenazgo.