Fernando de Rosa “ Comienza Septiembre”

El curso político ha empezado con la intención del Presidente Sánchez de lograr la aprobación  de los presupuestos generales del Estado. En lo últimos meses ha conseguido dormir tranquiloteniendo a Iglesias de Vicepresidente, y sobre todo en este momento que está más relajado después de sus largas vacaciones en Lanzarote y el Parque de Doñana, pero ahora parece que le quita el sueño tener unos presupuestos heredados del Gobierno del Partido Popular.

El proyecto de presupuestos que nos anuncia que va a presentar, aunque aún no conocemos su contenido, no llevará solo los votos de Podemos, llevará también su huella. Serán los presupuestos en los que los comunistas querrán poner en práctica políticas económicas que han llevado a la ruina a muchos países como Venezuela , Cuba o Grecia .

No olvidemos que Podemos no ha variado su plan de destruir la convivencia en libertad de los españoles, no le importan los ingresos y los gastos, sino la fractura y el enfrentamiento social.

Ese es siempre el objetivo que buscan los populismos excluyentes. De esa manera, los ingresos de los presupuestos generales estarán a merced de la demagogia impositiva de la izquierda, ya que los gastos estarán muy mediatizados por las exigencias de la Unión Europea. Posiblemente, a la Unión sí le quitará el sueño que Iglesias quiera meter la cuchara en la cocina de la elaboración de los presupuestos con la connivencia del Presidente Sánchez.

Esa demagogia impositiva y el progresismo falso, harán que los presupuestos, si finalmente fueran aprobados, sean una verdadera chapuza

Que acabe destruyendo el tejido social y empresarial y que no dé una verdadera respuesta a las necesidades de superación de la grave crisis económica que estamos atravesando. Mientras, la Ministra Montero acusa al Partido Popular de politizar la pandemia. Nada más lejos de la realidad. Somos conscientes de los problemas de los ciudadanos, y es totalmente mentira que demos la espalda al diálogo.

Los populares hemos estado trabajando y hemos presentado 10 propuestas susceptibles de ser consensuadas con Pedro Sánchez. Nuestro objetivo es siempre colaborar al servicio de la Nación y de la ciudadanía. Sánchez e Iglesias son los que quieren politizar esos presupuestos con medidas que, sin duda, colisionarán con los intereses de la clase media española, la cual reclama medidas de fomento del empleo, rebaja de impuestos y sobre todo, ayudas paraafrontar la crisis y no simplemente subvenciones.

Si a nivel nacional el peligro son unos presupuestos asfixiantes y meramente recaudatorios, en nuestra Comunidad Valenciana el riesgo es la falta de dirección económica y social. El Gobierno del Botànic está demostrando una gran ineficacia e insensibilidad a la hora de gestionar sus competencias, como es el inicio del curso escolar.

La Generalitat se niega a realizar pruebas PCR para el personal docente como medida de control de la extensión de la pandemia de coronavirus.

Al respecto Puig sostiene que atendiendo el número de docentes de la Comunitat Valenciana, la medida supondría la realización de 100.000 PCR. Añadiendo que «no tendría ningún sentido» su realización con carácter previo al inicio de las clases. Desde el Partido Popular consideramos que la Generalitat debería permitir a los ayuntamientos la realización de las pruebas PCR a los docentes tanto de la educación pública, concertada y privada, abonando los gastos que esta medida cause a las arcas municipales, porque la tranquilidad de padres y educadores debe ser garantizada por la Administración, para eso pagamos nuestros impuestos.

Chapuzas y más chapuzas que siempre acabamos pagando los ciudadanos.

De igual manera, consideramos que es necesaria la figura de la enfermería en los centros educativos para facilitar un mejor seguimiento de la evolución de la pandemia en los centros y que permita combatir adecuadamente los brotes que puedan producirse, protegiendo de manera efectiva la salud y el bienestar de los niños, del personal docente y demás trabajadores. Lo que es absurdo es la intención de la Conselleria de Educación de que sean los propios profesores quienes “diagnostiquen” el coronavirus en los centros educativos, despreciando al colectivo sanitariouna vez más.

La ocurrencia del conseller Marzà consiste en que los docentes sean los que valoren si los alumnos padecen un resfriado, gripe o ¡la Covid-19!, ¿en manos de quién estamos?.

Pero lo más grave es que nuestro gobernantes han desperdiciado el esfuerzo colectivo de tres meses de confinamiento y no han sabido gestionar la aparente tregua de junio y julio,tomando medidas que evitaran la proliferación de rebrotes de la pandemia. Tanto el Gobierno central como el autonómico no han aprendido nada de los meses más duros de la pandemia.

Lo único que les ha importado ha sido la propagada, los discursos vacíos, y ha pasado agosto sin planificar la adopción de medidas de seguridad, y finalmente, la pandemia les ha vuelto a encontrar con el paso cambiado y desprevenidos.

Y lo más grave e irresponsable es que está en juego la salud y la vida de muchas personas.