La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) alerta de que la superpoblación de especies de fauna salvaje. Sobre todo jabalíes, conejos y cabras montesas. La superpoblación de estos anmales está multiplicando los daños ocasionados en las explotaciones agrarias a unos niveles sin precedentes.

La menor presencia humana en el medio rural y las restricciones impuestas a la caza con motivo del Covid-19 están detrás del problema. Así como la inacción de las administraciones frente a este problema por presiones ideológicas. Que elevan un 20% las pérdidas anuales en la agricultura valenciana y superan por primera vez la barrera de los 30 millones de euros.

Grandes perjuicios en las explotaciones agrarias debidos a la superpoblación

Asociados de AVA-ASAJA denuncian que manadas de jabalíes salen de los montes en busca de alimento e irrumpen en campos de cultivo donde provocan graves perjuicios. Así, roen los troncos y las ramas de los árboles adultos. También extirpan plantones jóvenes y excavan grandes agujeros en la tierra e inutilizan las gomas de goteo. Asimismo, con el inicio de la recolección de varias producciones valencianas, los jabalíes arrancan de los árboles  los frutos. Tales como naranjas, mandarinas, caquis y granadas que tienen a su alcance –aproximadamente hasta un metro de altura–. Lo que causa en algunos casos una disminución del 20% de la cosecha.

El responsable de la sectorial de naranjas de AVA-ASAJA, Salvador Juan Segura, ha sufrido considerables daños en sus campos de Tavernes de la Valldigna. “Los jabalíes, fundamentalmente, están fuera de control y cada vez provocan problemas más continuados. Que nos obligan a acometer con urgencia inversiones para reparar los desperfectos y minimizar la merma de producción. Las administraciones están haciendo dejadez de sus funciones. Por lo que nos sentimos totalmente desamparados”.

El delegado de AVA-Montroy, Juan Miguel Femenia, también ha notificado esta misma semana que las cabras montesas se están dejando ver como nunca antes por sus huertos de Montserrat. “Tengo al menos ocho hanegadas de melocotón gravemente afectadas por las cabras. Sus mordiscos han dejado sin hojas e incluso sin piel muchas ramas en los árboles frutales. Estos siniestros impedirán que el año que viene obtenga una producción normal. Hasta ahora había daños aislados de conejos y jabalíes en campos que están cerca del río Magro, pero la situación va a peor y sinceramente no sabemos cómo acabaremos”.

La superpoblación de fauna salvaje causa numerosos problemas

La organización agrega que la fauna salvaje también genera accidentes de tráfico, ataques a personas, destrozos en urbanizaciones y núcleos urbanos, etc. También añade el riesgo que entraña en la propagación de enfermedades para el ganado. Así, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, señala que “la llegada de la Peste Porcina Africana (PPA) a jabalíes de Alemania debería sacar a nuestros políticos de su letargo y pasividad. La rápida reacción germana de intensificar al máximo la caza en un radio perimetral a los casos detectados y el proyecto de decreto que ha sacado a consulta pública el gobierno francés relativo a la captura de jabalíes debería servir de ejemplo a nuestra clase política”.

En línea con los planteamientos impulsados desde Alemania y Francia, AVA-ASAJA reclama al Gobierno central una ley nacional para el control poblacional del jabalí y las otras especies de fauna salvaje que están disparando los daños en la agricultura. Al mismo tiempo, pide a la Generalitat Valenciana que haga suya una ley autonómica que igualmente logre un equilibrio de la población de fauna cinegética y una convivencia beneficiosa para todos los colectivos sociales.