La parroquia castrense de Santo Domingo, en Capitanía General de Valencia, acogerá hoy miércoles, a las 19:30 horas, un nuevo concierto de órgano del ciclo titulado «Destellos del Barroco». A cargo del grupo valenciano Cabanilles Consort y centrado en el barroco temprano italiano.

El ciclo «Destellos del Barroco» lo organiza la iglesia de Santo Domingo y Cáritas Castrense. Y está prevista la programación de varios conciertos benéficos para ayudar en los proyectos de cooperación que la entidad lleva a cabo, ha indicado Pablo Márquez, director artístico del ciclo y organista de la Catedral de Valencia.

Asimismo, los conciertos, que se celebran cada dos semanas, tienen una duración aproximada de 30 minutos. Son de entrada libre hasta completar el aforo máximo permitido por las autoridades sanitarias. Y son retransmitidos en directo a través del canal YouTube del ciclo (Destellos del Barroco).

El Cabanilles Consort ofrecerá obras de Frescobaldi, Grandi y Monteverdi de la mano del violinista barroco Sergio Gil y la soprano Carmina Sánchez. Además, «se recuperará una ´Tocata Ytaliana de violín y violón`, de compositor anónimo. Conservada en uno de los manuscritos más importantes de la música de Cabanilles». Que ha sido transcrita, para este ocasión, por Pablo Márquez, director del ensemble.

Este ciclo comenzó el pasado mes de mayo. Tiene como objetivo «acercar la belleza del repertorio barroco al público valenciano de la mano de organistas de prestigio internacional«.

La última cita antes de verano será el 23 de junio con la actuación del Departamento de Música Antigua del Conservatorio Superior de Música «Salvador Seguí» de Castellón. Los conciertos cesarán en julio y agosto y se reanudarán en el mes de septiembre.

El órgano de la parroquia castrense, una joya del barroco

Con este ciclo «se recupera el esplendor del órgano histórico de la parroquia castrense de Santo Domingo de Valencia. Antiguo convento de los Dominicos, una joya del barroco. Y, junto con el órgano de la capilla del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia, uno de los dos instrumentos del siglo XVIII conservado hasta nuestros días con todas sus características típicas«, ha destacado Márquez.

El órgano de la iglesia de Santo Domingo de Valencia se restauró en 2019, gracias a la financiación de la Fundación Hortensia Herrero, por el taller de organería Frédéric Desmottes, de Landete (Cuenca). Su restauración supuso «más de 6.000 horas de trabajo artesanal. Que dieron como resultado uno de los instrumentos más importantes y representativos de la provincia de Valencia«, ha precisado.

El instrumento se construyó en el último tercio del siglo XVIII. «Probablemente por Fermín Userralde, organero proveniente de una larga tradición de constructores de órganos, como Nicolás Salanova o Martín Userralde, constructores que, junto a Tomás Grañena, fundaron a principios del siglo XVIII uno de los primeros talleres o factorías de órganos en España, siguiendo un modelo típicamente gremial«.

Cuenta con dos teclados, 28 registros partidos, 8 contras para tocar con los pies, una completa batería de juegos de trompeta que se reparten entre el interior y la fachada, colocados de forma horizontal o «en batalla«, y un total de 1847 tubos.