La abstracción y el color de la panameña Olga Sinclair llegan al MuVIM

El arte de la panameña Olga Sinclair llega al MuVIM con una selección de sus últimas creaciones. Obras realizadas en los últimos meses en las que destaca la fuerza de su trazo y el magistral uso del color matizado por los grises. “Una pintura muy caribeña con una densidad europea latente”, destaca la propia artista.

La responsable de Teatros de la Diputacio de Valencia, Gloria Tello, destaca que “Olga Sinclair es un nombre imprescindible en el arte panameño con un bagaje propio que podemos valorar y con sugerencias con las cuales podemos conectar”. Asímismo,la diputada de la corporación provincial ha resaltado “la sensibilidad abierta en el mundo del MuVIM”, además de “felicitar al equipo del museo por haber estado trabajando desde casa, primero, y después aquí, presencialmente, terminando productos culturales de diversa naturaleza durante todos estos cuatro meses”.

Olga Sinclair explica su obra en el MUVIM

Olga Sinclair, hija del gran maestro de la pintura panameña Alfredo Sinclair

Sinclair, hija de uno de los grandes maestros de la pintura panameña, Alfredo Sinclair, al que también se dedica una parte de la exposición, destaca por el usode formas geométricas abstractas a través de las cuales interpreta el mundo “fruto de la necesidad del pintor por sobrellevar la soledad”, en palabras de Amador Griñó.

La vida con contrastes llama mi atención para darel toque de alegría o tristeza”, afirmaba Sinclair. quien no ha dejado de trabajar durante estos meses de confinamiento, fruto del cual se muestran algunas obras en esta exposición realizadas con materiales tan poco habituales como el detergente, el aceite, el té… Con los cuales pretende expresar su peculiar visión del momento y es que “la vida pide cambios, intervenciones. Estamos en un mundo vivo”, recalca la artista.

Artista comprometida con al infancia a través de su Fundación Olga Sinclair

Pintora apasionada volcada también en los niños y la educación, con los que ha realizado diversas iniciativas desde la Fundación Olga Sinclair,con la que ha batido el récord Guinnes al congregar más de cinco mil niños pintando simultáneamente. Unos niños que le devuelven con creces el tiempo que ella les dedica. “Siempre aprendemos de ellos. Uno cree que lo sabe todo y al final es uno el que se enriquece con ellos. El objetivo es buscar soluciones para que este mundo no acabe a pedazos«.