Iberdrola pone en marcha tres puntos de recarga para vehículos eléctricos en Llíria

Los usuarios de esta infraestructura recargarán la batería de sus coches eléctricos con energía 100% verde, procedente de fuentes de generación limpia, que cuentan con certificados de garantía de origen renovable (GdOs)

Iberdrola ha puesto en marcha tres puntos de recarga para vehículos eléctricos en Llíria (Valencia). La nueva infraestructura, disponible las 24 horas y ubicada junto al pabellón deportivo Pla de l’Arc, está compuesta por dos cargadores rápidos de 50 kilovatios (kW) y otro doble semi-rápido con dos tomas de 22 kW que permitirán realizar la recarga simultánea de cuatro coches en cualquier momento del día.

El alcalde de Llíria, Manolo Civera, acompañado por el delegado Comercial de Iberdrola en la Comunitat Valenciana, Joaquín Longares, y por el delegado Institucional, Ibán Molina, ha visitado la instalación y comprobado su funcionamiento.

Con esta iniciativa, Iberdrola avanza en su plan de despliegue de infraestructura de movilidad sostenible en España y, en concreto, en la Comunitat Valenciana, donde la compañía ha identificado y continúa trabajando para impulsar la instalación de puntos de recarga rápida para vehículo eléctrico por toda la región.

Los usuarios de esta infraestructura de Iberdrola recargarán la batería de sus coches eléctricos con energía 100% verde, procedente de fuentes de generación limpia, que cuentan con certificados de garantía de origen renovable (GdOs).

Además, los puntos de recarga están localizados en la App de Recarga Pública Iberdrola, la única en España que incorpora información verificada de todos los cargadores de vehículo eléctrico, tanto los de Iberdrola, como los de otros operadores. Desde la App, se geolocaliza el cargador, se comprueba su operatividad en tiempo real y, en este caso, se puede reservar y pagar desde el móvil.

Iberdrola pisa el acelerador de la movilidad eléctrica

Iberdrola sigue apostando por la electrificación del transporte en su estrategia de transición hacia una economía descarbonizada, como palanca clave para la reducción de las emisiones y la contaminación, así como para la recuperación verde en el mundo postCOVID.

En marzo, la compañía decidió reforzar su plan de movilidad sostenible, destinando más inversiones -un total de 150 millones de euros- a intensificar el despliegue de puntos de recarga de vehículo eléctrico.

La iniciativa prevé la instalación de cerca de 150.000 puntos de recarga para vehículo eléctrico, tanto en hogares, como en empresas, así como en vía urbana, en ciudades y en las principales autovías en los próximos cinco años. La apuesta por el despliegue de estaciones de carga rápida se concretará en la instalación de estaciones ultra rápidas (350 kW) cada 200 kilómetros, súper rápidas (150 kW) cada 100 kilómetros y rápidas (50 kW), cada 50 kilómetros.