La concejala de Desarrollo Innovador de los Sectores Económicos, Pilar Bernabé, ha anunciado que los tradicionales puestos de buñuelos y ‘foodtrucks’ así como todos los espectáculos y atracciones que se desarrollen al aire libre a lo largo de 2021 no tendrán que pagar la tasa de ocupación de la vía pública. La medida se suma a la exención de las tasas que ya había acordado el gobierno municipal para las terrazas de hostelería, los mercados no sedentarios, los quioscos y las actividades culturales al aire libre que se aprobará en la próxima comisión de Hacienda.

La exención de la tasa para 2021 también será de aplicación para las ferias de julio y navidad y todos los puestos, casetas o espacios para la venta de artículos en la calle. Supone un impulso para un sector especialmente afectado por las restricciones aplicadas en la ciudad para contener la propagación de la covid. “La buena evolución de la pandemia en Valencia ha permitido la celebración de las Fallas el próximo mes de septiembre y, con ellas, la instalación de los tradicionales puestos de buñuelos. El gobierno municipal quiere contribuir a la recuperación económica de un sector tan vinculado a las Fallas y las comisiones falleras y por eso les vamos a liberar del pago de las tasas”. Ha explicado la concejala.

 2,6 millones de euros que se dejarán de abonar a las arcas municipales

La nueva medida libera a los puestos de alimentación, espectáculos, ferias al aire libre y actos conmemorativos con cierres de calles de abonar 165.000 euros al Ayuntamiento de Valencia en concepto de tasa de ocupación del espacio público. En total, con todas las exenciones de la tasa que aplicará el consistorio en todo 2021 para combatir los efectos de la pandemia, las empresas dejarán de abonar 2,6 millones de euros, lo que implica una inyección económica extra que contribuye a aligerar la carga de la crisis derivada de la covid.

“Esta nueva iniciativa se enmarca dentro del plan del Ayuntamiento de Valencia para ayudar a todos los sectores económicos de nuestra ciudad que más directamente se han visto afectados por la crisis”, ha incidido Bernabé. Fruto de esta política, el consistorio ya ha establecido exenciones de la tasa de ocupación de la vía pública para las terrazas de hostelería, los quioscos, los mercadillos, las actividades culturales al aire libre a las que ahora se suman aquellas ligadas a la venta ambulante y festiva. “Porque las fiestas y especialmente las Fallas en nuestra ciudad son también un sector económico”. Ha concluido la edil.