El PP advierte que “las intervenciones en la CV-500 ya provocan graves retenciones y ponen en riesgo cientos de empleos en las playas del sur de Valencia y el Palmar ”

Sin consultar con vecinos ni con colectivos de comerciantes y hosteleros y con el apoyo del Gobierno de Ribó y PSOE la Generalitat prosiguen las obras en la CV-500, carretera que une Valencia con las playas del sur de Valencia. Estas actuaciones ya están provocando  graves retenciones de tráfico con la consiguientes protestas de los usuarios de esta única vía de comunicación.

El Palmar cuenta con 30 restaurantes que tienen más de 500 trabajadores y sólo cuentan con este acceso para que puedan llegar sus clientes.

Cada fin de semana acuden a El Palmar más de 3.000 personas a sus restaurantes y a realizar paseos en barca. Tanto la Generalitat como el Ayuntamiento están ocultando el proyecto y sin informes de Tráfico, Guardia Civil o Bomberos, ya que las medianas en construcción impiden el paso de los vehículos de emergencias y convierten tramos de la carretera en una ratonera.

La situación pone en peligro cientos de puestos de trabajo vinculados a los sectores del comercio, hostelería e inmobiliarios en todas las playas sur de Valencia.

Los vecinos ya salieron a la calle y se manifestaron contra el alcalde Ribó pidiendo que la CV-500 no se toque sin consenso, pero la Generalitat ha aprovechado el confinamiento para llevar adelante una actuación con el silencio cómplice del Gobierno de Ribó y PSOE a pesar del compromiso del conceller Arcadi España de no realizar ninguna actuación sin consenso. Además niegan cualquier información a los vecinos y asociaciones de la zona.

Los concejales del PP Carlos Mundina y Julia Climent se han reunido con los colectivos de toda la zona para apoyarles en sus reivindicaciones que llevarán esta misma semana al Ayuntamiento de Valencia para pedir el apoyo del resto de grupos municipales para exigir la paralización de inmediato de las obras. La reunión celebrada en El Palmar y en el mirador de la Gola de Pujol. A la misma  han acudido desde el alcalde del Perello, así como las asociaciones de comerciantes, vecinos y hosteleros de toda la zona. Entre ellos la asociación comercios y hosteleros del Perellonet.

Cualquier actuación debe ser consultada con los vecinos, comerciantes, agricultores y hosteleros de la zona sur de Valencia. La nueva actuación, además de poner en riesgo cientos de puestos de trabajo también suponen nuevas trabas el movimiento de los agricultores, ya que mucha de la maquinaria agrícola ya no podrá usar esta carretera. Ya se están provocando graves retenciones en la carretera con las actuaciones en los diferentes tramos de la CV-500”, explicaron Climent y Mundina.

Los dos regidores del PP han hecho esta petición después que la conselleria haya estrechado los carriles de circulación en la zona del mirador de Pujol sin haber informado de ello a los residentes y aprovechando el confinamiento del estado de alarma. “No se puede reducir la capacidad de esta vía de comunicación a través de una alternativa que no cuente con la aprobación de las personas que viven y trabajan  en esta zona”, ha destacado.

Climent ha recordado que el PP en las alegaciones al proyecto de la Generalitat proponía la creación de una mesa de trabajo  “en la que la Administración dé voz a todos los agentes implicados (agricultores, pescadores, asociaciones vecinales, hosteleros…etc.).

En esta misma línea de trabajo en colaboración con los vecinos, ha anunciado  la presentación de iniciativas del PP al Pleno y a las comisiones informativas “para que el Ayuntamiento muestre su disconformidad con la consellería  por intervenir de espaldas a los vecinos en la remodelación de la CV-500”.

“Los vecinos ya salieron a la calle a decir que no al plan diseñado por la Generalitat Valenciana junto al Ayuntamiento de Valencia para convertir la actual autovía en un bulevar”, ha declarado.

Por otro lado, ha recordado que la colocación de una mediana la CV-500, sin contar tampoco con el consenso de los vecinos, en el tramo  del puerto de El Saler, provocó en el mes de febrero que un vehículo  bloqueará esta vía e impidiera el paso de una ambulancia.

Asimismo, ha reiterado que desde “el Grupo Popular insistimos en que se centren los esfuerzos de la V-500 en recuperar l´Albufera y no en complicar la vida de vecinos, agricultores y hosteleros que ha nacido en el entorno natural y que quieren seguir viviendo allí”.

Hace más de dos años el Ayuntamiento ya tuvo que eliminar los cojines berlineses que colocó en la carretera a su paso por el Perellonet. “Una obra que hizo el Gobierno de Ribó sin hablar y consensuar con os vecinos de esta zona. Quedó demostrada la chapuza que provocaba problemas para tractores y vehículos”,

Por todo ello, desde el PP han reiterado que “la consellería no puede seguir actuando sin escuchar a los vecinos, agricultores y hosteleros, y menos todavía lo puede hacer en la situación actual provocada por la pandemia, en la que es necesario que el Ayuntamiento no ponga dificultades a que se recupere la actividad económica y turística de la ciudad”