Las dos actuaciones calificadas de “irregularidades administrativas graves” son el pago de 534.606 euros por la prestación del servicio de los comedores de tres centros ocupaciones municipales que se han realizado sin contrato desde el año 2017 al 2020.   Antifraude afirma que “ha quedado acreditado que se pagó un precio superior al marcado por el mercado durante el periodo de prestación sin cobertura contractual” y cifra el sobrecoste pagado al no disponer de contrato legalmente establecido “en 91.908 euros”.

Antifraude cuestiona las obras de reparación de la cubierta del TEM

Mientras, la otra actuación que cuestiona antifraude es la contratación de las obras de reparación de la cubierta del Teatro El Musical donde se realizó un fraccionamiento que ha generado la tramitación de dos contratos menores. Que el segundo de ellos no fue ejecutado y ha causado un perjuicio directo a las arcas municipales. Sin que conste la depuración de las responsabilidades que resulten procedentes. El perjuicio económico generado lo cifra Antifraude en 7.000 euros.

El PP denuncia estos hechos y pide responsabilidades políticas

Las nuevas resoluciones de la Agencia Valenciana Antifraude  que hemos conocido confirman irregularidades graves del gobierno municipal sin que se depuren responsabilidades. Esto es consecuencia de la continua utilización del  fraccionamiento de contratos menores en la gestión municipal” para poder darlos a dedo y no permitir la libre concurrencia. Afirman desde el Partido Popular

Las últimas dos resoluciones dictadas por la Agencia Valenciana Antifraude han confirmado que en ambas resoluciones constatan abonos de cantidades por parte del Ayuntamiento por servicios o actuaciones que no se realizaron.

Esta mala praxis, advertida continuamente por la Intervención municipal, ya está provocando como recoge en sus resoluciones la Agencia Valenciana Antifraude “ha causado perjuicios directos a las arcas municipales” y añade que “sin que conste la depuración de responsabilidades que resulten procedentes”.

Atifraude advierte de la mala praxis ya recogida desde Intervención Municipal

Antifraude afirma sobre las contrataciones que “se observan indicios de que han tenido lugar conductas o hechos que podrían presentar caracteres de irregularidades administrativas graves”.  Añade que “dichas irregularidades administrativas graves implican vicios de nulidad por haberse prescindido total y absolutamente del procedimiento contractual legalmente establecido”.

Por ello desde el PP se pide al Gobierno municipal que reclame y depure responsabilidades para que se asuma el pago de los perjuicios económicos o que asuma el pago el equipo de Gobierno de Ribó y PSOE, “no deben  ser los vecinos de Valencia a los que se les suben cada año los impuestos quienes paguen su mala gestión municipal con contrataciones que han provocado perjuicios para el Ayuntamiento”, añadió Catalá.

Exceso de contratos menores para adjudicar a dedo en el Ayuntamiento de Ribó, adalid de la transparencia

“El Tribunal de Cuentas en sus informes anuales destaca la mala praxis municipal y abuso de las contrataciones a dedo. Según se desprende del informe del Tribunal de Cuentas, el 96,8% de las contrataciones realizadas en el Ayuntamiento en 2016 fueron de manera directa por contratos menores, y por lo tanto adjudicados a dedo”, explicó Catalá.

A pesar de estas advertencias de los tribunales desde el Gobierno Ribó y PSOE siguen abusando de las contrataciones a dedo en el año 2019 se formalizaron 2.448 contratos a dedo por las diferentes concejalías del Gobierno por un importe de más de 14 millones de euros. A ellos habría que sumar las empresas y organismos públicos que no ofrecen aún los datos en el portal de transparencia.